Etiqueta: responsabilidad

RESPONSABILIDAD

28 Ago 20
Rashuah
, , ,
No Comments

Existe una línea tenue entre algunos conceptos que se confunden con el concepto de RESPONSABILIDAD, haciendo que perdamos el equilibrio y caminemos más para un lado que para otro.

Muchas veces, con la intención de que salga todo perfecto (o al menos exactamente de la forma que deseamos), intentamos CONTROLAR todo y nos responsabilizamos más de lo que podemos aguantar. Queremos abrazar al mundo intentando controlar todo el proceso de un suceso.

Y ese afán controlador empieza a pesar sobre nuestra columna, sobre nuestros hombros, porque en definitiva sabemos que no podemos estar en todos lados, controlarlo todo. Y el resultado de esto es un estrés, una frustración sin fin.

Necesitamos entender que no somos una isla. Nadie lo es. Si fuera así, cada uno de nosotros tendría su propio planeta, como El Principito. Somos seres sociales y necesitamos relacionarnos, intercambiar, aprender y enseñar con los demás. Es a través de truques en las relaciones que crecemos, evolucionamos, ayudamos a los demás y somos ayudados y así nos sentimos útiles y felices.

Entonces, lo que realmente necesitamos hacer es soltar el CONTROL y aprender a DELEGAR, para que haya un saludable equilibrio en cuanto al factor de la RESPONSABILIDAD. Al percibir que no podemos abarcar todo, delegamos nuestro poder a otros.

Pero muchas veces delegamos también lo que sería nuestra RESPONSABILIDAD y de esa forma nos mantenemos en una isla paradisíaca, en una zona de confort, hasta ver que el resultado tampoco salió como esperábamos.

Resulta que nuestro crítico actúa y se queja de la incompetencia de los demás, pues nada sale como nos gustaría y la consecuencia es otra vez estrés y frustración. Existe un equilibrio entre CONTROLAR y DELEGAR en medio del cual fluye la verdadera RESPONSABILIDAD. La responsabilidad es la capacidad de comprometerse y actuar conforme a ese compromiso. Es responder con habilidad. Pero sólo puede responder con habilidad quien respeta procesos, quien conoce sus límites, quien tiene autoconocimiento.

Necesitamos observarnos constantemente para percibir en qué momento estamos intentando controlar todo el proceso, abarcando el mundo de todas las formas que nos resulten posibles y estresándonos al hacer esto. También necesitamos observar en qué momento simplemente delegamos lo que nos corresponde para no tener que asumir ningún compromiso, con el deseo de obtener beneficios por algo que no hicimos e inclusive creer que tenemos el derecho a criticar a aquellos que lo hicieron por nosotros.

En ambos casos estamos en desequilibrio y también aislados de los demás: o somos islas de control o somos islas de confort. La percepción del límite entre una cosa y otra va quedando más clara a través del autoconocimiento.

Es por medio de la auto-observación que percibimos si estamos controlando o no el proceso o si estamos simplemente delegando el proceso a terceros. Es imposible que en cualquiera de estos dos casos logremos un resultado positivo porque siempre estaremos más en una situación y menos en otra.

El autoconocimiento nos permite percibir cuando cruzamos esa línea tenue. Es a través del contacto con nuestro YO interior que podemos actuar de forma más armónica y equilibrada.

Nuestro YO interior es como un péndulo que nos marca el lugar indicado y nos permite corregir la desviación del rumbo cuando nos desequilibramos.

Heloisa Aragao y Thatiana Pagung

Pequeños cambios ayudan a transformar el mundo.

18 Abr 20
Rashuah
, , , , , , , ,
No Comments

Sabemos que todo empieza siendo pequeño, y que todo comienza en la mente, como una idea que asociada a una voluntad se transforma en materia y toma vida propia. También sabemos que para que la idea se propague, debe ser concebida de forma pura y entregada al universo. Así crecerá y florecerá de acuerdo a la ley de causa y efecto.

Cada cambio es individual y sólo se produce dentro de la persona que así lo quiere, sólo podemos cambiar algo nuestro a partir de nosotros mismos, de nuestra toma de conciencia, de nuestra auto-percepción. No podemos cambiar al otro ni podemos crear expectativas sobre consecuencias o hechos que no se ajusten exclusivamente a nosotros. Somos uno en medio de un engranaje, podemos hacer nuestra parte. Y si queremos aun cambiar algo en el mundo, tenemos que empezar por cambiar nosotros mismos.

Cada pensamiento comienza siendo pequeño, cada idea empieza pequeña, cada invento comienza pequeño y a medida que va contagiando a otros, va creciendo, ¡creciendo como una bola de nieve! Por eso, siempre debemos tener cuidado con lo que pensamos o queremos lograr, porque nosotros, tenemos toda la responsabilidad. No tiene sentido echarle la culpa a los demás por las cosas que no salen como nos gustaría, a eso le llamamos control. Y el control, además de ser una cosa muy mala, nos causa una gran angustia y dolor. El control nos da una falsa sensación de seguridad. El control es una ilusión, ya que no tenemos el control de nada, excepto de lo que pensamos. Por eso es tan importante saber lo que pasa por nuestra mente, ya que puede convertirse en materia y la responsabilidad del pensamiento es sólo nuestra.

Así que vamos a empezar nuestra reforma del mundo a partir de un pensamiento pequeño. Empecemos por respetar a la naturaleza, a los extraños, a los extranjeros, a los enemigos, a los más viejos, a los más jóvenes, a los mejores educados y a los menos favorecidos. A los vecinos, a nuestros primos, al tío molesto, a ese querido amigo, a aquél tránsito infernal y a tantas cosas que nos pasan cerca y lejos con una sola idea en mente: ¡El respeto a nosotros mismos! Sólo una persona que se respete puede tener respeto por otro, ya sea que este otro le guste o no. Y para respetarnos, tenemos que conocernos a nosotros mismos, saber lo que queremos y lo que podemos o no.

¡A partir de este principio podemos tener una pequeña idea y cambiar la historia del mundo!

Heloisa Aragao

¡Caminos!

24 Jul 19
Rashuah
, , , , , , , , , , ,
No Comments
Aprendí con el Maestro Ráshuah, Sérgio Linhares, que el momento máximo de nuestro poder es cuando hacemos una elección.
Al no estar con nuestra atención volcada hacia el ahora, corremos el riesgo de hacer elecciones basadas en una emoción y no en nuestra real voluntad.
Si escogemos basados en un sentimiento de miedo, rabia, ansiedad u otra emoción cualquiera, luego nos quedaremos con una sensación de que no haber hecho exactamente lo que queríamos. Nos llenamos de dudas como: “Hum, no debería, no podría, etc.”
Esas dudas nos perturban justamente porque en el momento exacto de nuestra elección no estábamos conscientes de nuestra opción, no estábamos prestando atención a nuestros sentimientos, no estábamos con el pensamiento en el aquí y en el ahora, no consideramos los pro y los contras, ni sometimos esa decisión a nuestro Yo interno, para percibir si “aquello” era realmente lo que sentíamos.
Cuando respetamos ese Yo, llevando en consideración todos los aspectos que podemos ver, tenemos consciencia para saber que hicimos lo mejor que pudimos en dicho momento. No hay remordimientos. No quedan dudas, ni recelos, ni tentativa de control. Solo la esperanza de que el resultado sea lo esperado. Y en caso que no lo sea, entenderemos que era todo lo que podíamos ofrecer en el momento de nuestra decisión. De esta forma, la elección está hecha con responsabilidad, y por lo tanto, no genera sentimientos de culpa, remordimiento o dudas agobiantes.
Tener esa consciencia es liberador, pues la consecuencia de nuestra elección, independientemente de ser la que queramos o no, traerá siempre un aprendizaje que nos impulsará hacia adelante, con fluidez, curiosidad y más ganas de elegir, pues siempre habrá elecciones en nuestro camino. Cuantas más elecciones conscientes hagamos, mejores serán nuestras decisiones.
¿Cómo podemos alcanzar eso?
Utilizando técnicas de autopercepción.
Cómo podemos utilizar esas técnicas?
Meditando y equilibrando nuestros hemisferios cerebrales, aprendiendo a observar, percibir, intuir y actuar, y no solamente reaccionar y mantener ese ciclo vicioso de dudas, remordimientos, culpa en cada elección que hagamos.
¿Y tú? Qué caminos pretendes elegir?
 
Thatiana Pagung – Psicoterapeuta e Instructora Ráshuah
 
Agenda una clase experimental para entender mejor sobre nuestro método de meditación para el autoconocimiento. La clase puede ser presencial u online.
 
Más información, whatsapp al 1567037492