Etiqueta: patrón emocional

Mi príncipe se convirtió en ogro y mi princesa en una bruja

15 Oct 20
Rashuah
, , , , , , , , , , , ,
No Comments

Entre todas las quejas que escucho de estudiantes y amigos, sin duda las referentes a las relaciones son las mayores causas de angustia.

Todo el mundo quiere relacionarse y encontrar a una persona que los ame y respete, que sea su compañía en los momentos agradables y difíciles de la vida, que sea nuestro cómplice, que nos motive, etc. ¡Cada uno de nosotros tiene una imagen de la persona perfecta! ¡Y queremos crecer a través de las relaciones! Pero, generalmente en poco tiempo el príncipe azul se convierte en ogro y la princesa se convierte en una horrible bruja.

¿Qué pasa? ¿Por qué nuestra tan anhelada «media naranja» parece existir sólo en los cuentos de hadas y en las películas románticas?

Sin duda, una de las mayores dificultades que tenemos en esta vida es aprender a lidiar y a crecer a través de las relaciones. Y suele ser una de las experiencias de aprendizaje más difíciles, ya que generamos expectativas, le damos mucho poder a lo externo, al otro y ni siquiera lo entendemos. A veces pareciera como si hablásemos diferentes idiomas y otras veces ni siquiera reconocemos a aquella persona que percibimos tan extraña, cotidiana y distante.

¿Por qué esa persona que nos hizo temblar de emoción cambia de manera tan drástica a nuestros ojos? ¿Puede ser que no sepamos reconocer a las personas como son realmente?

Desafortunadamente, ¡lo que realmente sucede es que no nos conocemos a NOSOTROS MISMOS! No nos damos cuenta que nosotros también nos hemos convertido en ogros y brujas y que, sin conocernos realmente a nosotros mismos, no podemos conocer ni comprender al resto. El autoconocimiento es el único foco de atención que debemos tener y trabajar para poder conocer verdaderamente a otra persona y no exigirle más de lo que es capaz de dar. Vivir en la ilusión de quiénes somos nos hace ver a los demás también, ¡a través de un lente equivocado!

Las constantes expectativas ilusorias, seguidas de la frustración terminan por agotar nuestras energías y nos da miedo volver a intentarlo y volver a equivocarnos. Pero es de nuestros errores que podemos aprender. Sin embargo, el aprendizaje se debe orientar hacia nuestra forma de pensar y comportarnos.

Necesitamos conocer nuestros patrones de selección y requisitos. Y debemos estar atentos a no estar convirtiéndonos en víctimas o dejando la responsabilidad de nuestras vidas en manos de otra persona, lo que obviamente sería una carga imposible e insoportable, ya que nuestra vida es solo nuestra responsabilidad.

Necesitamos darnos cuenta si les estamos exigiendo a los demás que sean y piensen exactamente como nosotros lo hacemos, y de lo absurdo que sería esto, ¡porque las relaciones crecen mediante los intercambios, las diferencias! Y cada uno de nosotros siempre tiene algo que enseñar y algo que aprender en una relación ¡Crecemos a través de las relaciones!

¡Piensa cuán respetuoso eres frente a las diferencias, y comprende que sin ellas no tienes posibilidad de crecer!

¡Imagina lo aburrido que sería un mundo con personas idénticas a “ti”! Muchos “tú mismo”, caminando, hablando contigo, haciendo todo lo que tú harías y ¡exactamente lo que harías! ¡Qué insoportable y molesto! ¡No habría intercambio, ni aprendizaje! ¡Bienvenidas las diferencias!

También necesitamos prestar atención y pensar cuánto realmente estamos dispuestos a entregarnos a los sentimientos, a veces nos distanciamos por miedo, y pasamos toda la vida sintiéndonos solos. Solo nosotros tenemos el poder de elegir y el poder de la autotransformación.

¡Toma el poder que tienes sobre tu vida, tus pensamientos, sentimientos y acciones! ¡Decide que ya no permitirás que nada de lo que suceda fuera de tu mundo interior interfiera negativamente en tu vida! Observa los pensamientos negativos y trata de convertirlos en aprendizaje positivo. ¡Date cuenta si te estás comportando como un príncipe o como un ogro y comienza a actuar como un príncipe si quieres una hermosa princesa en tu vida! ¡Deja de quejarte de las actitudes de otras personas y pon la atención en tus propias actitudes! Solo tú puedes hacer esto por ti.

Realmente no tenemos el poder de cambiar a los demás, si ellos no quieren, pero si tenemos todo el poder necesario para cambiarnos a nosotros mismos, y así, al cambiar nuestras actitudes y nuestra forma de ver a los demás, terminamos haciendo que los demás también cambien, al menos en relación con nosotros.

Encuentra algo que te motive, algo que quieras hacer, pero que hayas estado posponiendo. ¡Respira hondo y deje que la vida venga y fluya a través de todo tu ser! ¡Se más ligero! ¡Deja de tomarte las cosas tan en serio! ¡Vive!

¡Empiece de inmediato a incorporar en tu vida diaria un nuevo comportamiento y pensamiento más positivo! Recuerda que has desarrollado un comportamiento negativo durante muchos años, a lo largo de tu vida, y es normal que repitas un patrón negativo algunas veces. Una vez que notes esto, ¡no te sientas culpable! ¡Simplemente observa y cambia tu forma de pensar y tu comportamiento! ¡Solo tú puedes hacer esto por ti! ¡El poder es tuyo! ¡Úsalo positivamente! ¡Insiste en el cambio! ¡Lo mereces!

¡Ten paz y armonía en tus relaciones! ¡Te lo mereces!

Con cariño,

Vera Calvet