Etiqueta: autoconocimiento

Autoconocimiento: Respiración para las mañanas

06 Ago 20
Rashuah
, , , , , , ,
No Comments

El sábado estuve en la verdulería cerca de mí casa @Vrde_club, donde venden verduras orgánicas, granos, aceites, huevos de campo y todo lo sano. Los chicos están siempre sonriendo y felices. Unos divinos! Mientras compraba maracuyá y morrones, uno de los chicos me preguntó si no había una meditación para despertar. Entonces, le dije que no, pero que grabaría un video con el tema, pues que sí hay una respiración que está buena para activar los procesos bioquímicos del cuerpo. Pero además de despertar, necesitamos escuchar nuestro cuerpo también. De eso se trata el autoconocimiento.

Encuentros de Meditación online

03 Ago 20
Rashuah
, , , , , , , , , ,
No Comments

Esos encuentros están dedicados a los alumnos que ya hicieron el Módulo 1 de Meditación Ráshuah – Jornada Interior – cuando se dictan reuniones semanales para hacer distintas meditaciones.

Los encuentros son en la plataforma zoom. En el encuentro de este lunes 3 de agosto, vamos a trabajar el Yo Controlador y entender porque a veces pensamos que si pudieramos controlar todo, la vida nos resultaría más fácil.

Son prácticas de respiración, un video y luego una técnica exclusiva para trabajar e identificar esa actitud en nuestro cotidiano para que uno pueda fluir más.

La ventana borrosa

21 Jul 20
Rashuah
, , , , , , ,
No Comments

Podemos relacionar la meditación con una ventana sucia y borrosa. Cuando meditamos limpiamos el polvo en un punto central, hasta desempañar y así poder ver a través del círculo que limpiamos lo que está más allá de la ventana.

No vemos el todo, pero vemos mas allá de lo que nuestra mente podía percibir antes. Es en este momento que la consciencia se expande y podemos percibir cosas que antes no había forma de entenderlas. Por ende, el proceso de la consciencia no termina ahí. Tenemos que continuar limpiando esa ventana, para ver el todo y también para mantenerla limpia y cristalina.

Así mismo es el trabajo personal, la limpieza que se hace al profundizar en las meditaciones e ir entendiendo todos los aspectos de aquel tema, y la manutención se da en la práctica del entendimiento adquirido durante la meditación. A cada práctica, la ventana va volviéndose más limpia y el cuidado constante va haciendo que permanezca así.

Si solo meditamos una vez, tendremos la consciencia que hay algo más allá pero el vidrio de la ventana volverá a borrarse, ensuciarse y volveremos al inicio, con un recuerdo lejano de lo que podría ser mejor.

Tener consciencia momentánea no significa entendimiento ni transformación. Esto solo sucede cuando el entendimiento, a través del ejercicio meditativo viaja hacia el corazón y a la práctica objetiva, en estado de vigilia, es entonces que sucede de forma espontánea, pues ya es una verdad en la consciencia de la persona.

Con cariño,

Heloisa Aragao

Miedo, cambiando el foco de atención!

14 Jul 20
Rashuah
, , , , , , , ,
No Comments

El miedo normalmente es consecuencia de pensamientos de impotencia delante del mundo o de alguien. Atribuimos una fuerza y un ​​poder inmensos a una situación, y por eso nos sentimos pequeños e impotentes. Cuanto más pensamos de esa forma, más peligroso se torna ese monstruo imaginario a nuestros ojos! Al sentirnos débiles e impotentes de esa forma, todo puede causarnos miedo, porque creemos que cualquier cosa tendrá más poder que nosotros!

Como el miedo es un sentimiento que puede ser bastante irracional, puede no servir de nada intentar razonar sobre la propia condición, pues muchas veces las personas que se siente impotentes, reconocen que sus miedos son absurdos, sin fundamento lógico, por eso no les sirve de alivio cuando están delante del sentimiento..

Entonces, que es lo que funcionaría?
Lo que funciona no es apenas razonar, pensar con respecto a los miedos y del poder que le estamos atribuyendo a la situación en sí, hacer exactamente lo contrario: sentir, percibir y raciocinar con respecto a nuestro poder!
Es el poder personal que él debe ser foco de tu atención, y no el miedo!

Si piensas con respecto al miedo, el estará en tu mente! Aunque digas: “Esto no tiene el poder que le estoy dando” – estarás intentando disminuir mentalmente el poder que le atribuiste a la situación y puede ser en vano, en el caso que continúes sin ver tu poder!
Cuando digo poder personal, digo que sólo podrás encontrarlo dentro tuyo, cuando comiences a retirar tu atención y pensamientos del externo, del mundo, del “monstruo”, y pases a colocar tu atención en ti mismo, en tu poder de elección, en tu yo interno que es quien tiene la luz y el poder de clarear tu visión, mostrándote a ti que nada, nada puede hacer cualquier mal real, a menos que tú mismo permitas que eso suceda.

Tú eres quien permite que este “monstruo” tenga esta forma, porque se ve como una pequeña hormiguita. Tú eres quien crea al monstruo o a la hormiguita! Ambos son proyecciones y fantasías de tu mente!

Deja de elegir ser una hormiguita!
Elige ser un ser divino y poderoso en amor y protección!
El camino hasta tu fuerza y real condición de poder necesita ser dirigido al yo interior!
Sé que estas palabras, en este momento, te pueden parecer casi incomprensibles, porque todavía no conoces donde comienza este camino al yo interior, porque todavía temes al externo, al mundo, al monstruo.
Por eso, antes que nada, busca ahora, en este momento, decidir qué quieres y ve a encontrar esa fuerza que está en tu yo interior!

Repite esto varias veces por día, porque los pensamientos negativos necesitan ser combatidos, para que puedas tener espacio para contactar tu yo interno.
Repite siempre: Estoy en contacto con mi fuerza interior! Repite esto cuando algún pensamiento negativo de miedo e impotencia entre en tu mente, y lo mismo que al principio, si dudas que puedes hallar esta fuerza, insiste y di: “Esta fuerza está en mi corazón y si en ese momento no la encuentro, ella me guiará y me protegerá de cualquier forma y cuando ella actué yo la reconoceré inmediatamente! ”
Recuerda de que el problema no está en el tamaño del monstruo que tu creaste, pero si en el tamaño de la hormiguita que tú piensas ser!

No mires al monstruo, transforma la hormiguita!
Haz esto por ti! Tú lo mereces y vas a conseguir cambiar y quedarás en paz!

Queda en paz y armonía, en la fuerza y ​​protección de tu verdadero yo!

Con mucho cariño,

Vera Calvet

Este tema forma parte del libro – Cuando yo abra los ojos

www.livrosrashuah.com.br

Las Emociones Tóxicas

30 May 20
Rashuah
, , , , , , , , ,
No Comments


Estar conscientes de las influencias eternas y de cómo actúan en nuestras emociones y pensamientos, es lo que nos posibilitará cambiar y positivar nuestra respuesta emocional a una influencia negativa.

https://www.youtube.com/watch?v=wtFYXhAP0go

Qué es la intolerancia

04 May 20
Rashuah
, , , , , , , , , , , , , , ,
No Comments

La intolerancia es una actitud mental caracterizada por la falta de habilidad o voluntad en reconocer y respetar las diferentes creencias y opiniones.

Cuando somos intolerantes con las diferencias que tenemos con los demás no estamos respetando el principio de las tres R; El Respeto por sí mismo, el Respeto por el otro, y la Responsabilidad en nuestras acciones.

Voy a explicarme mejor, cuando no tolero lo que el otro dice, hace, piensa, cree, opina, discute, escribe, debate, viste, etc. estoy partiendo del supuesto que yo estoy en lo cierto y que el otro está equivocado. Como si yo fuese el dueño de la verdad, y que por esto, tengo el derecho de decir lo que está permitido y lo que no, faltándole el respeto a la otra persona, pues no entiendo el conjunto de ideas que establecen su creencia.

Juzgo al otro por informaciones que desconozco, por ignorancia, por miedo, por considerar que existe una perfección, un orden donde este otro no encaja. Me siento con el derecho de decir lo que pienso, como lo pienso y muchas veces hasta de actuar, imprudentemente, para defender este pensar. Como para justificar mi derecho de decir que el otro está equivocado.

Faltar el respeto  es no entender lo sagrado que tiene cada uno. Cada uno de nosotros tiene un espacio sagrado donde somos totalmente intolerantes cuando alguien invade este espacio. O que tire la primera piedra el que no pierde la cabeza cuando alguien se mete con un pariente, un animal que amamos, o algo que creemos valioso.

Responsabilidad por las acciones; cuando digo al otro lo que pienso, pues creo que estoy en lo cierto y el otro equivocado, tengo que entender que estoy en una avenida de doble circulación, o sea, con derecho a réplica. De alguna forma lo que le digo al otro faltándole el respeto volverá a nuestro mundo como un búmeran. Es la ley de causa y efecto, aquello que plantamos, lo iremos a recoger.

No puedo simplemente pensar que puedo decirle cualquier cosa a alguien por el derecho de poder decir, sin observar si estoy o no, faltándole el respeto a alguien. Tenemos que observar también la ley de acción y reacción, donde para cada acción (fuerza) hay una reacción (fuerza) igual y contraria. O sea, si falto el respeto, seré tratado de la misma forma.

Entonces nos queda solo la última R, el respeto por uno mismo. Cada vez que apuntamos con el dedo al otro para marcarle un error, lo estamos juzgando y en verdad, estamos apuntando otros tres dedos en nuestra propia dirección. ¿Qué es lo que nos incomoda tanto del otro al punto de llamarnos la atención y volvernos intolerantes ¿Por qué me quedo tanto tiempo criticando al otro en vez de mirar mis propias angustias y errores? ¿Por qué quiero creer que existe un modelo de perfección, si sé que yo mismo no soy perfecto?

Porque es más común mirar para afuera que mirar para adentro. Si nos quedáramos queriendo arreglar el mundo desde el punto de vista de quien tiene razón, seríamos críticos sin acción, sin experiencia, por lo tanto, no transformaríamos nada, dejaríamos el mundo más caótico e intolerante de lo que ya está.

Si en vez de eso, miráramos para dentro, comenzaríamos a conocernos, entenderíamos que no nomos perfectos, que cometemos errores, que no es todo negro o todo blanco, que sentimos miedo de lo que no conocemos, miedo de decir que no entendemos. Sólo entonces, podremos cambiar, y aceptar.

Y cuando nos respetamos mutuamente y nos perdonamos, nos aceptamos con nuestras diferencias. Eso no quiere decir que estemos de acuerdo con el otro, o que sostengamos su pensamiento. Simplemente quiere decir que entenderemos que esa persona, tal vez, no tenga a su alcance la posibilidad de sostener las 3 R, y como un día fuimos así, sabremos entender lo que es, y buscaremos otras formas de comunicación.

Necesito conocer como soy y aceptarme como soy. Y sólo después ir al encuentro del otro.

Eso no significa que estemos de acuerdo con la falta de respeto, la violencia y las injusticias que existen en el mundo. Respetar, en estos casos, significa también actuar estratégicamente cuando la intolerancia del otro es tan grande que perjudica a los demás. Actuar estratégicamente es saber manejar al tigre del espacio sagrado del otro antes de que nos ataque. Pues conocemos su fuerza, y sabemos de lo que es capaz. Somos capaces de entender su naturaleza violenta.

Ya decía Gandhi, “debes convertirte en el cambio que deseas ver en el mundo”. Si quiero cambiar la violencia, tengo que reconocer la mía. No existe nada fuera que no esté dentro. Entonces el cambio comienza conmigo, donde me conozco y hago las paces con el mundo.

Con cariño

Heloisa Aragão

Control y apegos, el Yo controlador y los celos.

28 Abr 20
Rashuah
, , , , , , , , , , ,
No Comments

La percepción de que existe una crisis emocional es señal suficiente para que nuestra atención entre en alerta. En este momento, necesitamos hacer una evaluación consciente de los puntos desarrollados en esta crisis.

Pero la palabra crisis siempre nos parece venir directamente relacionada a la palabra sufrimiento, y nadie quiere sufrir, eso está claro, por eso, muchos intentan evitar tener que pensar sobre sus propias emociones. Lo que es un error, pues el entendimiento de lo que nos está pasando es lo que nos dará una solución para el sufrimiento.

¿Cómo entonces, podemos encarar una crisis emocional positivamente si los sentimientos ligados a ella son tan indeseables?

Tal vez, entender de dónde viene el sufrimiento pueda ayudar.

Lo que nos causa sufrimiento cuando tenemos una crisis de celos, por ejemplo, no es otra cosa que el apego y la tentativa de controlar.  Otra vez la vieja y conocida situación del miedo a lo nuevo, a lo desconocido, inseguridad ante nuestra capacidad de lidiar con la novedad, miedo de no conseguir controlar el resultado.

Esa puede ser la real causa de sufrimiento delante de una crisis emocional, sea en una relación, un cambio de empleo o cualquier noticia inesperada. Miedo generado por el apego a lo viejo y la voluntad de controlar la situación.

Sufrimos por causa de nuestra resistencia a la entrada de nuevas percepciones o cambios.

Todo cambio nos lleva, inevitablemente, a tenernos que reevaluar, transformarnos y/o desprendernos de algo. A veces, precisamos desprendernos de algunos valores, comportamientos, relaciones, sentimientos, pensamientos, deseos o conductas, y esto nos puede parecer muy amenazador.

La crisis emocional sucede cuando preferimos quedarnos inmóviles, apegándonos a una antigua situación, por ser conocida, ella nos parece segura. Preferimos el terreno conocido, aunque sea insatisfactorio, a dar un paso en la dirección del cambio. Queremos certezas de lo que nos aguarda.

Pero las situaciones no suelen esperar por nosotros y van sucediendo sin nuestro control y por más que nos esforcemos en intentar frenarlas, y disminuir el ritmo de los sucesos, las cosas parecen atropellarnos y nos causan sufrimiento a medida que nos resistimos.

Pero es nuestra propia actitud la que nos causa el sufrimiento, y no lo externo o las situaciones y las personas involucradas.

Las actitudes de apego y resistencia ante los cambios se suelen disfrazar de pensamientos de este tipo:

“¡Ni siquiera lo intentes cambiar! No tiene una solución, pues no depende de mí, la situación está así para todo el mundo”

Así, le echamos la culpa a lo externo, a los otros, al país, sin reconocer la responsabilidad de tener que cambiar algo que en verdad no queremos cambiar. Parece más fácil decir que nada se puede hacer, cuando en realidad tu no deseas hacer nada.

Los cambios personales dan trabajo. Y decir que no podemos hacer nada al respecto, no genera sentimientos de culpa ni cargos personales. Se puede permanecer o al menos intentar permanecer quieto postergando la acción por más tiempo.

Sin embargo este tiempo no existe y somos forzados a reaccionar, porque las cosas se van desmoronando ante nuestra vista, y van quedando cada vez más difíciles, y a cierta altura alguien nos dirá:

 –  Pobre! Qué vida difícil la tuya!

 Y la creencia en la imposibilidad se instala, porque colocamos la responsabilidad “en la vida”. Vida, que en ese sentido, es una cosa vaga y convenientemente, sin definiciones.

Pero, ¿qué sería esta tal vida, sino una consecuencia de nuestras propias acciones anteriores? La vida en este caso estaría reaccionando a nuestras acciones y provocando nuestras crisis.

Las personas que reaccionan de esta forma, sienten una enorme voluntad de quedarse quietitas, esperando que las cosas sucedan milagrosamente a su favor, y que, al final, no tengan que largar nada y que tampoco hayan tenido que sufrir.

Pensamiento mágico e imposible, pues el sufrimiento para ellas comienza con las opciones y elecciones que deben tomarse, y ellas aparecen siempre delante de sí.

Todo en nuestra vida exige que pequeñas o grandes elecciones sean hechas! Y eso puede ser muy complicado para el que tiene problemas con los apegos! Los apegos serán siempre los grandes responsables por las crisis que enfrentaremos en nuestras vidas.

Nuestros cursos abordan estos sentimientos destructivos y cómo liberarnos de ellos. Espero que este texto te haya dado alguna luz e incentivo para que destines un  tiempo mayor para vos mismo, y busques entender y trabajar en tu autoconocimiento.

Vale la pena trabajar ese sentimiento que puede paralizar tu vida!

Con mucho amor y mucho cariño,

Vera Calvet

Volver a la seccion relatos

¿Pensamientos positivos, negativos o utópicos?

28 Mar 20
Rashuah
, , , , , , , , , ,
No Comments

Crisis, complicado, difícil, falta, impotencia, imposibilidad, miedo, víctimas!

Cuántas veces tú has utilizado, últimamente, una o más de esas palabras, sean ellas mentales o expresadas de forma audible?

Sin entrar en la discusión con respecto de lo cuanto esas imágenes nos vienen siendo inculcadas por la repetición, queda clarísimo que estamos en un momento de cambios. Como tu transitas por ese momento?

Los más negativos, por cierto, se sentirán víctimas de las situaciones externas e imposibilitados de reaccionar. Acusarán de tontos, ingenuos o crédulos a aquellos con perspectivas más positivas y verán sus anhelos como utopías.

Serán esas personas más positivas, seres fuera de la realidad? 

Ciertamente son personas que no consideran una única realidad negativa, limitadora o derrotista, pues son los que, además de percibir claramente el lado bueno y malo de una situación, se vuelven hacia las posibilidades, hacia el poder y las alternativas que pueden tener. Son los que pueden revertir un suceso negativo en positivo. Pero revertir no significa necesariamente cambiarlo en su forma, y sí, cambiar la forma de verlo.

Si observamos el momento actual como algo que está exponiendo todas las cosas feas del ser humano, todo lo que siempre anduvo escondido, podemos percibir que es un momento de revelaciones. Un momento de verdades expuestas. Y eso es bastante positivo para nuestro crecimiento como civilización y como seres humanos, pues es un momento dónde percibimos que necesitamos cambiar de cualquier forma!

Las máscaras caen, las debilidades y fragilidades son expuestas y se vuelve cada vez más difícil escondernos. Hasta las medias verdades, con respecto a quienes somos, lo que sentimos, pensamos y tan fuertes o débiles somos para lidiar con cada situación, son expuestas e invitadas a ser revistas.

Nuestras relaciones son puestas a prueba! Nuestra capacidad profesional también. Nuestras antes, escondidas frustraciones gritan en nuestro interior para salir y ser sanadas. Nuestra inercia arroga resultados de pérdidas. 

Parece que nuestro tiempo está acelerado y que todas nuestras actitudes y pensamientos cosechan consecuencias inmediatas. Y eso no es una cuestión de creencia. Es observación. 

La mirada pesimista verá solamente un momento de vertiginosa caída al fondo del pozo. Para los que tienen una mirada pesimista les gustaría creer que no existe salida, que el desagüe, los pujará más para bajo, no hay salida. Cuando en verdad, en el fondo hay un potente resorte que los impulsará hacia la única dirección posible: arriba.

Todo el sufrimiento en un momento de crisis estará en resistir al impulso de una actitud, desapego o cambio interior necesarios. Cambiar da trabajo. La mirada negativa no es real, pues excluye la percepción del poder personal, de cambio y desafíos positivos, y de la acción posible.

La mirada utópica no es real, pues excluye la posibilidad de acción, por cuenta de una supuesta realidad externa más poderosa y opuesta. 

Solamente la mirada positiva puede lidiar con la realidad, pues asume la responsabilidad y el poder, acepta todo desafío de cambio, de desapego, observa el flujo de los eventos y trabaja con ellos. Tiene una visión mayor del momento, pues ve todos los lados de una situación, pero no se rinde a la limitación de ninguno.

Cuál será tu elección de mirada y cuáles serán tus actitudes? 

Con cariño

Vera Calvet

Curso Respiración de Los Elementos

20 Mar 20
Rashuah
, , , , , , , , , ,
No Comments

Todo en la vida empieza por la respiración.

El curso tiene por objetivo crear conciencia de nuestros estados físicos, mentales y emocionales, a través de distintas respiraciones. De esta forma, podemos manejar mejor nuestra ansiedad, desarrollar nuestro foco de atención, manejar nuestras emociones y nuestra creatividad entre otras capacidades.

Respirar adecuadamente nos permite oxigenar el cerebro y todo el sistema físico-energético. Sin oxígeno, los pensamientos pesimistas y sin objetivos, tienden a prevalecer en nuestra mente, desarrollamos estados de ansiedad, depresión y pánico, perdimos el foco y nos desestabilizamos emocionalmente.

La respiración es una poderosa herramienta que cuando se vuelve consciente cambia nuestra forma de percibir las cosas y disminuye el estrés.

En el curso, vas a aprender cuatro formas distintas de respiraciones utilizando los cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego. Cada uno de esos elementos desarrolla un tipo de respuesta en nuestro cuerpo. De esa forma, respirando de manera consciente, podemos controlar nuestras reacciones, calmar nuestras emociones y disminuir nuestra frecuencia cerebral.

Junto con la respiraciones, se dictarán visualizaciones para la mejor percepción de cada energía.

Cuando uno se conecta más profundamente con dichas energías se vuelve más consciente de su poder de cambio y autocontrol.

El Curso se dictará en un espacio ubicado en la Iglesia Evangélica Bautista La Lucila que está sobre Rawson 3468.

Libre de virus. www.avg.com
Duración: 4 clases de 1 hora cada – una vez a la semana

Costo total: $ 1.500

Se puede abonar por clase

Para reservar tu cupo, por favor llenar el formulario abajo:

Nombre y Apellido (requerido)

Edad (requerido)

¿En qué zona/barrio vivís? (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono de contacto (requerido)

¿Cuántos lugares querés reservar? (requerido)

¿Cómo nos conociste?

¿Por qué te interesó participar de este taller?

¿Practicaste o practicas meditación?