Saltar al contenido

Nuestra Filosofía

 

FILOSOFÍA RÁSHUAH

Todas las técnicas Ráshuah fueron desarrolladas por Vera Calvet para que el alumno aprenda a manejar sus emociones, sus pensamientos y su universo interior, dando herramientas para que pueda promover su auto-transformación y alcanzar el autoconocimiento por sí mismo, sin quedar dependiente de los instructores y los terapeutas.

Nuestra intención es que usted sea su propio terapeuta pero que igualmente sepa que puede contar con nuestro apoyo siempre que sea necesario.

El trabajo de Vera Calvet y sus enseñanzas para conocernos mejor parte de la premisa que el ser humano es un microcosmos, y a partir de allí se busca comprender e integrar cada parte de ese universo. Esa es la filosofía Ráshuah.

A través de la auto-observación podemos trabajar y entender nuestro cuerpo físico, energético, emocional, mental y espiritual, y consecuentemente nos tornamos más conscientes, equilibrados y armoniosos, integrando de una forma más saludable, nuestro microcosmos personal al macrocosmo universal.

Las técnicas de meditación Ráshuah desarrolladas por Vera Calvet, son técnicas sencillas adaptadas al estilo de vida occidental y que combaten el estrés físico, emocional y mental.

Para ésto, no hay que seguir ninguna línea filosófica oriental, ni sentarse en posiciones incómodas o cambiar su orientación religiosa o espiritual para aprender la meditación Ráshuah.

Meditar con las técnicas Ráshuah no es dejar de pensar. Es observar nuestros pensamientos y emociones y equilibrarlos para que resulten positivos como medio de auto curación.

 

El principal objetivo de la meditación Ráshuah es el autoconocimiento

Para alcanzarlo enseñamos las técnicas necesarias para realizar una correcta lectura de nuestro estado emocional y mental, y así detectar y transformar los pensamientos negativos que producen los problemas físicos y que dificultan nuestra realización personal.

 

El control de estas técnicas mejora nuestras relaciones haciéndolas más gratificantes

 

Qué significa nuestro logo:

El símbolo amarillo representa el sol, la vida y nuestro planeta, que nos acoge, protege y alimenta. El sol y la tierra que nos bendicen en nuestro pasar y en nuestra misión.

El triángulo simboliza la ascensión, la consciencia espiritual y el autoconocimiento que desarrollamos para alcanzar.

La figura del centro simboliza un ser humano en posición de seiza (postura japonesa de sentarse sobre las rodillas con la espalda recta). Esa posición simboliza el respeto a todos los que están con nosotros en esta misión de vida (respeto y amor al prójimo y también es una postura de tranquilidad, aceptación de experiencias y meditación. 

La cabeza de la figura (la llama roja) representa el autoconocimiento, además de la vitalidad y disposición para tomar el camino, mirando con firmeza hacia adelante, fuerte y dispuesto a las adversidades que vamos a encontrar.

nuestro símbolo es un ser humano acogido y protegido ¡Con gratitud por su misión de consciencia, amor, respeto y servicio! ¡Esto es Ráshuah!

 

Vera Calvet, Fundadora del Instituto Ráshuah