• Dificultades Insuperables

    ÉRASE UNA VEZ … UNA PERSONA imposibilitada…
    Era una persona buena, honesta, trabajadora, pero todo lo que intentaba hacer parecí­a siempre chocar contra una entidad suprema que se llamaba ¨los otros¨ y a veces, la llamaba de “ellos”.
    Esta entidad lo perseguí­a dí­a y noche!

    Se levantaba por la mañana a trabajar, pero “ellos” siempre lo perjudicaban o lo impedí­an de alguna forma.
    “Ellos” nunca lo ayudaban, por el contrario, solo ayudaban a los “otros” que eran parte del mismo equipo: El equipo de los que ¨tienen poder.”
    Pues bien…. Esta persona imposibilitada intentaba progresar en su vida, pero como todo el mundo sabe, nada se puede hacer contra los tales “ellos”.
    Cierta mañana, oyó sin querer, dos de sus funcionarios conversando: “Ellos no quieren saber nada, sólo de ellos mismos! Solo quieren imposibilitarnos! Son todos iguales! “- decí­an los funcionarios molestos.
    La persona imposibilitada quedó feliz de saber que “alguien” percibí­a también el poder de “ellos” y cuan malos eran ¨ellos¨ y que los dominaban a todos, les impedí­an de todo, imposibilitaban el crecimiento de “todo el mundo”!
    Llegó sonriente cerca de los dos funcionarios, pero para su sorpresa fue recibido con la siguiente frase: “Basta! “Nosotros renunciamos, porque “ustedes” solo quieren imposibilitarnos y nos impiden crecer! ”
    Y luego, vio a los dos salir pisando fuerte, pensando que estarí­an llenos de razón y orgullosos por haber tomado una actitud contra “ellos”.
    Y la persona imposibilitada percibió atónita que siempre fue visto como formando parte del equipo de “ellos” a través del punto de vista de “algunos”.
    “Pero, cómo puede ser eso?” – Pensó – “Yo soy el que siempre fue imposibilitado por ¨ellos¨. Y si yo sé que no soy “ellos”, quien son ellos entonces?
    Y finalmente entendió que nunca hubo en verdad la tal entidad monstruosa llamada “ellos”! Entendió,  finalmente, que “ellos” dependí­an del juicio limitado del punto de vista de quien los jugaba.
    Esta persona limitada siempre fue su único enemigo, su único opresor, su propio verdugo.
    Ellos no existen!
    Nunca existirán, porque “ellos” son en verdad “nosotros” mismos!
    Piensa en esto! Nadie te limita!

    Queda en paz, en el amor y busca siempre el autoconocimiento!

    Con cariño,

    Vera Calvet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *