Categoría: Introducción

Cinco de las más importantes leyes espirituales

11 Nov 18
Rashuah
No Comments

Nuestra mente está acostumbrada a seguir fórmulas y caminos.
Realmente, tal vez, sea más fácil acordarnos de lo que necesitamos, que prestar atención a nuestro comportamiento, cuando tenemos un guion en mente.
Es verdad, la única ley, el único guion que necesitamos, la única atención que debemos tener es si estamos pensando, sintiendo y actuando con amor.

Es bueno acordarse de que existen algunos comportamientos básicos en la ley del amor y de la espiritualidad que pueden ser enumerados.

Vamos a pensar con respecto de las cinco leyes básicas del universo, que son:

La primera: “Las personas que están en tu vida son las personas correctas.”

Nadie entra en nuestras vidas por casualidad. Todas las personas que estuvieron interactuando con nosotros en algún momento, tenían algo para ayudarnos a aprender y a avanzar en la situación. Estas relaciones nos ayudan a crecer como seres humanos.
Y esta es una ley que se aplica a todas las personas a nuestro alrededor. Sea una relación agradable o desagradable.

La segunda: “Ocurrió la única cosa que podría haber ocurrido.”

Nada, absolutamente nada de lo que ocurra en nuestras vidas podría haber sido de otra forma. Incluso el menor detalle. Pensar “si yo hubiese hecho tal cosa” o “ocurrió porque el otro …” es un gasto inútil de energía. Lo que ocurrió fue exactamente lo que podría haber ocurrido en el momento. Deja los ¨y si¨ de lado, aprende la lección y sigue para adelante. La experiencia enseña naturalmente y pasa siempre lo mejor para nuestro crecimiento y evolución, aunque en el momento no podamos entenderlo.

La tercera: “Todo comienza en el momento correcto.”

Todo comienza en la hora correcta, ni antes ni después. Cuando estamos listos para iniciar algo nuevo en nuestras vidas, las cosas suceden y las puertas se abren. Si las puertas no se abrieran es porque tú no estás listo todavía. No mires la puerta, pero si a ti mismo y elabora mejor tu acción, percibe si viene realmente de tu corazón y si lo deseas. Trabaja en ti mismo que las puertas se abrirán en consecuencia.

La cuarta: “Cuando algo termina es porque su tiempo finalizó.”

Si algo terminó es porque aquella energía no tiene más como seguir en nuestras vidas. No podemos hacer nada cuando la energía se termina. Por eso es mejor dejar ir, seguir adelante y enriquecerse con la experiencia. Suelta, deja ir.

La quinta: “La ley del universo es movimiento constante.”

Ninguna situación ni nuestra propia forma son eternas y estáticas. Todo tiene un ciclo de cambios. Estar atentos a los ciclos y a nosotros mismos nos proporciona acciones coherentes, elecciones conscientes y positivas en nuestro camino. Todo cambia y eso puede ser positivo si miramos sin apegos a las viejas formas. Crecemos a través de estos movimientos!

Entonces, percibe que todo está correcto y evolucionando siempre para nuestro bien!

Autoconocimiento es de lo que trata el libro Curso de Meditación Ráshuah, que viene con 2 CDs con cinco técnicas de meditación narradas. Aprende a leer las señales que la vida envía a través de tu cuerpo, constantemente, aprende de tus emociones y de tu pensamientos y principalmente a través de las situaciones!

Vera Calvet

Fuera! pasado

17 Oct 18
Rashuah
No Comments

Fuera! pasado

Usted ya notó como algunas experiencias del pasado, sean positivas o negativas, parecen estar tan presentes en nuestra vida al punto de invalidar u oscurecer los momentos presentes?

Una experiencia que fracasó en el pasado, puede causarnos tanto miedo de que vuelva a repetirse, al punto de paralizar nuestra acción o hacernos huir de otras nuevas experiencias en el presente.

Así como también una experiencia que fue maravillosa, puede hacer que la comparemos con todo lo que aparezca en frente nuestro, opacando también el brillo de las nuevas posibilidades y conquistas en el presente.

Memorias! Como son de traicioneras! Hay un dicho popular que dice: “Quien cuenta un cuento, agrega algo suyo.”

Pura verdad. Y los mecanismos de nuestra memoria son exactamente así. Cada vez que traemos una experiencia del pasado a la mente, agregamos o sacamos algunas cosas, conforme esté nuestro humor en ese momento. Algunas veces lo que sucedió anteriormente fue muy grave, pero en otros, no tanto. Observe y constatará cuantas trampas terribles la memoria nos puede crear.

El pasado, como el futuro, no existen ahora. No están sucediendo ahora, no en este momento.

El pasado está hecho de memorias, y las memorias son solo pensamientos, no están sucediendo en el momento presente. El futuro está hecho de anhelos y sueños, pero los sueños también son pensamientos, no están sucediendo en el momento presente.

El pasado y el futuro no existen concretamente, pues son solo pensamientos, ahora.

Por lo tanto, luchamos y estamos siempre dando vueltas con pensamientos y no con situaciones reales.

En verdad, solo existimos, de hecho, en el presente, que es el único lugar mental y físico donde las acciones se concretan, donde los sentimientos nos tocan, donde la belleza real está a nuestra disposición. El presente, definitivamente, es el único lugar donde tenemos poder, vivimos y existimos de facto.

La memoria puede engañarnos y perjudicarnos demasiado, en el caso que invalide o impida la percepción de una experiencia actual, tanto que podemos, inclusive, estar escondiéndonos en una experiencia del pasado, por miedo de vivir en el presente. Miedo de no conseguir controlarlo. Porque el pasado, bueno o malo, puede parecernos de alguna forma controlable, está ahí, es algo ya conocido y por lo tanto, más seguro que ese “tal” presente, que puede sorprendernos y hacernos perder el control.

Sucede que si ese pasado no existiera, en verdad, tampoco existiría el supuesto control y seguridad que pensamos tener, no es así?

Trampas, trampas!

Pero por qué no conseguimos liberarnos tan fácilmente de los sentimientos del pasado?

Tal vez la respuesta para eso es que la insistencia que tiene el sentimiento del pasado en volver, sea por causa de nuestro propio sistema de auto-sanación. Lo que sucede es que el pensamiento que generó el sentimiento del pasado no fue todavía comprendido correctamente, y vuelve para ser sanado y mejor comprendido. El sentimiento no vuelve solo para ser revivido, sentido o para traer sufrimiento o melancolías. Vuelve para ser entendido y transformado definitivamente.

El pasado vuelve para liberarnos, no para atormentarnos.

Siempre podemos sacar una buena enseñanza de las situaciones, por más negativas que puedan ser. Y siempre podemos tener experiencias placenteras ahora, por más que las del pasado hayan sido especiales.

En ese sentido es que los vínculos con lo pasado necesitan ser deshechos, necesitamos estar libres para observar y aprender del presente.

Vivir el presente significa estar totalmente conscientes de que cada acción tendrá consecuencias en el futuro y que cada situación actual tuvo nuestra participación anterior. Y que todo lo que podemos vivir en el presente puede ser maravilloso e intenso, si nos mantenemos aquí y ahora. Atentos y agradecidos en nuestra vida presente.

Pues es eso lo que es la vida: Un maravilloso presente que recibimos todos los momentos.

Qué tal vivir “presenteado” todo el tiempo? ¡Me encanta!

 

 

 

 

 

¿Ya hiciste tu limpieza Mental hoy?

02 Oct 18
Rashuah
, , , , , ,
No Comments

Todos los días, te levantas y realizas tu rutina de limpieza personal. Te cepillas los dientes, te lavas la cara, las manos, te bañas, te peinas el cabello, te vistes, te cuidas. También te ocupas de tus cosas, barres la casa, quitas la suciedad, lavas los baños, limpias los vidrios, la ropa y tiras a la basura lo que ya no estés utilizando.
Lo que no sirve, lo que es residuo, lo metes en una bolsa y los sacas de tu casa.

Esto también sueles hacerlo con las cosas de tu trabajo. Papeles… fuera, organizas la computadora y el resto de tus cosas. Estás constantemente ordenando, limpiando y tirando, así lo nuevo puede venir, y todo es más hermoso, visible, agradable, ordenado y fácil de ver.

Hacemos estas limpiezas diarias con nuestro cuerpo, nuestra casa y nuestras cosas, pero ¿Con qué asiduidad lo hacemos con la basura que habita en nuestra mente?

No tenemos ni idea de cómo los pensamientos recurrentes sobre cosas que no nos gustan, cosas que desaprobamos de nosotros, miedo que sentimos, limitaciones, los sentimientos de culpa, el dolor, la frustración, la tristeza, la ira, la incomprensión, la angustia, la ansiedad, la venganza, la envidia, los celos, la necesidad de protección, de ser reconocido, comprendido, etc. nos afectan constantemente y se acumulan como basura dentro de nuestra cabeza sin darnos cuenta.

Finalmente, estos pensamientos terminan siendo como viejos amigos nuestros, antiguos vecinos que vemos y oímos todos los días. Y debido a que los vemos y escuchamos siempre, empezamos a pensar que esto es normal. Es normal tener basura mental, es normal sufrir, es normal tener dolor, es normal no ser feliz y todo lo que está en mi cabeza más allá de lo normal y también de mi realidad y mi historia “es lo que hay”. Y así, dejamos que estos residuos se vayan acumulando, como se acumula el polvo en los vidrios, la grasa en la cocina, y la basura en el cesto. Si no se limpian, es imposible vivir, ¡pero vivimos y convivimos con nuestra basura mental diciendo que es normal!

¿En serio?

¿Cómo puedo creer en algo que ni siquiera sé si es mío o si se trata de información que he recibido de alguien? ¿Cómo puedo creer que esto es lo que realmente existe, si veo que hay gente que consigue las cosas, que es feliz y afortunada? ¿Por qué estas personas no tienen un mundo igual al mio que es gris, feo y sin gracia?

El pensamiento tiene una fuerza vibratoria tal que es capaz de modificar nuestro ADN, y tanto es así, que esa suciedad de la que hablábamos, y aquel miedo, terminan por materializarse. Ya sea en forma de evento, ya sea en forma de una enfermedad.

Y todo esto no es un castigo, sino una forma de entender que hay una ley de causa y efecto. Si no limpias tu casa, atraes cucarachas y hormigas. Si no limpias tus dientes, tendrás caries, si no lavas tu ropa, vas a tener polillas o ácaros. Si no se limpias tu computadora, tendrás virus o se terminará trabando. La suciedad olvidada o descuidada se acumula y termina por atraer plagas, virus, enfermedades. Asimismo, la suciedad acumulada en nuestros pensamientos, son frecuencias vibratorias que interfieren en todo nuestro campo magnético.

Vibraciones densas que atraen estrés, enfermedades, generan confusión y situaciones incómodas,  miedo, ansiedad, y tristeza, son síntomas comunes. Somos como imanes. Atraemos las cosas por afinidades vibratorias.

Es el momento de conocerse y empezar a decir no a la basura mental, llego la hora de hacer limpiezas diarias, comprender la naturaleza de nuestros pensamientos y cómo podemos ser capaces de cambiarlos.

El autoconocimiento es la respuesta. La meditación es la respuesta, el cambio de vibración es la respuesta.

Sólo conociéndote a vos mismo podés cambiar la naturaleza de tus pensamientos y por lo tanto la vibración de tu campo magnético. Y así, con una mejor comprensión de la ley de causa y efecto, vas a poder modificar o aprender a lidiar con las consecuencias de nuestras elecciones.

Meditar es elegir más salud, más alegría, y más cosas buenas en nuestra vida!

 

Con cariño

Heloisa.

NUESTRO NIÑO Y LA CORTINA DEL PASADO

23 Sep 18
Rashuah
No Comments

Otto Lara Resende, periodista y escritor, dijo cierta vez en una de sus columnas: “ Un niño ve lo que el adulto no ve. Tiene ojos atentos y limpios para ver el espectáculo del mundo. El poeta es capaz de ver en la primera vez lo que, de hecho, nadie ve. Y existe el padre que nunca vio a su propio hijo, el marido que nunca vio a su propia mujer. Eso existe por demás. Nuestros ojos se gastan en el día a día, opacos. Es por ahí que se instala en el corazón el monstruo de la indiferencia”.

Eso es tan cierto, creo que no abrir los ojos de nuestro niño interior es estar condenados por el resto nuestra madurez.

Tal vez no se pueda acusar propiamente a la madurez por la pérdida del niño y del poeta, pero la mirada siempre volcada al pasado, sí esa puede ser la gran responsable. Pues el pasado puede infiltrarse en el presente, trayendo una cortina de viejos hábitos de percepción que roban la luz del sol e impiden a la renovación, entrar.

Al mismo tiempo que nuestras experiencias del pasado nos tren conocimiento, pueden también darnos la impresión de que nada cambia. De que, por ejemplo, una vez visto un paisaje, será siempre el mismo a partir de ahí. O que las personas que conocemos también serán siempre las mismas y con eso pensamos tener que conocer otros paisajes y otras personas todo el tiempo, tratando de mantener nuestra mirada curiosa e interesada. La vida comienza a parecer una corrida contra el aburrimiento.

Pero lo mismo está siempre en nuestro ojos volcados al pasado, pues cada minuto del presente es tan nuevo, tan mágico y bello. Tantos descubrimientos, cambios y detalles nunca percibidos en nosotros, en las personas y en el mundo están ahora en frente nuestro, en el presente.

Cómo podemos ver esa explosión de vida y novedades cuando todo lo que percibimos es la cortina del pasado? Atrás de la cortina todo es viejo, repetitivo, siempre el mismo aburrido día. Nada cambia y nuestro espacio se hace cada vez más chico, sofocante y oscuro. Cuál es la motivación posible para iniciar un nuevo día, si todos parecen iguales? En la tentativa de dar algún movimiento, tratamos de provocar nuevos y emocionantes eventos, como también negativos, para sentirnos vivos. Pero, la cortina hace que los nuevos eventos pasen a ser rápidamente, tediosos y viejos.

Sí! Nada consigue sacudir y ahuyentar al monstruo de la indiferencia, mientras no se recupere la mirada curiosa del niño y la observación sensible de nuestro poeta interior, en el momento presente.

Vivir nuestro niño interior es despertar a la excepcionalidad de cada momento y ser feliz.

Vera Calvet

Cuando la vida pierde el color

05 Sep 18
Rashuah
No Comments

Septiembre amarillo, lila, verde, naranja…septiembre de todos los colores. Vida de todos los colores, tonos y matices. La forma como lidiamos con nuestro día a día y con las situaciones que vivimos dependen directamente de la forma como pensamos y sentimos esos acontecimientos. Esa forma hace parece un momento de un color o de otro.

Los adultos, normalmente tenemos nuestra valija de colores, más completa, con muchos tonos…a causa de todos los eventos que ya vivimos. También tenemos la experiencia, que demuestra que los colores cambian todo el tiempo y es eso lo que hace que la vida sea tan linda y colorida. Por ende, aunque sabiendo de todo eso, muchas veces, nos confundimos, nos olvidamos o perdemos la capacidad de ver todas esas posibilidades. Cuando nos sentimos así, parece que solamente existiera el gris o el negro y todo parece monocromático, aburrido, tedioso u oscuro y, por un momento, puede parecer que no hay salida.

Los niños y jóvenes, aunque tengan la semilla de la alegría y del entusiasmo dentro ellos, a causa de su poca experiencia, pueden tener más dificultad aún para lidiar con algunas situaciones. En el caso de los jóvenes, eso muchas veces, se potencia por la propia fase que viven, en la cual necesitan buscar y reconocer su propia identidad y forma de ser.

Es un momento de muchos cuestionamentos, de búsqueda para comprender, la realidad, su propio espacio, su tiempo, su pensamiento y su camino. Y además está la escuela, los amigos, la sexualidad, los exámenes, los padres, los grupos, el bullying, mi cuerpo, mi voz, mis granos, mis actividades, mi celular, el juego…..“¡Ay! Tanta cosa. Yo me siento confundido…parece que no consigo lidiar con todas esas cosas, esa presiones y dudas que existen. Estoy cansado/a. Me siento solo/a. Parece que nadie me entiende.”

Aprender a percibir lo que uno está pensando y sintiendo es fundamental para lidiar con nuestra vida con más tranquilidad y claridad. Aprender a aquietarse y a desidentificarse, por algunos instantes, en determinada situación, hace posible que veamos más colores y encontremos nuevos caminos.

Más allá de enseñar a nuestros amados jóvenes la belleza del español y la genialidad de la matemática suele ser urgente la necesidad de ayudarlos a desarrollar una mayor capacidad emocional, de autoestima y poder personal para lidiar con las situaciones que se presentan y se presentarán por toda sus vidas.

Pensando en eso, desenvolvemos un trabajo específico para las escuelas, con base en los estudios y herramientas propuestas por Vera Calvet, fundadora del Instituto Ráshuah. Ese trabajo ya está siendo desarrollado en las escuelas municipales de Rio de Janeiro y también en la red particular en São Paulo, Brasil, con óptimos resultados. Los jóvenes afirman sentirse más conectados, alegres y perceptivos a las emociones y pensamientos que habitan dentro de ellos, sin asustarse o desesperarse. Con este trabajo, desarrollan un mayor entendimiento sobre sí mismos y rescatan su poder y entendimiento sobre la mejor forma de lidiar con los desafíos que llegan.

¿No es lindo? ¿Imagina si hubiéramos aprendido un poco de eso, cuándo éramos jóvenes? Tal vez, hubiésemos ahorrado mucho tiempo en lugar de intentar caminos sin salida y también mucho dolor, no es así? 😉

Si usted es profesor, madre, padre, tío, tía, abuelo, abuela, amiga o amigo y cree que ese proyecto pueda hacer bien a una comunidad escolar, tendremos un enorme placer en presentarlo con mucho más detalles. Si usted cree que este post llegue a alguien que pueda beneficiarse, por favor, compártalo. Si usted, en algunos momentos, también observa cierta dificultad en percibir la belleza de todos los colores, también atendemos de forma individual.

¡Viva cada uno de nosotros! Viva todos nosotros!¡Viva la vida!

Para conocer más: https://rashuah.com.ar/meditacion/rashuah-en-las-escuelas/

Ana Paula Borges

Instructora y Psicoterapeuta Ráshuah

Instituto Ráshuah do Brasil

Soy divorciada y mi matrimonio funcionó.

10 Jun 18
Rashuah
No Comments

Es difícil que alguién diga: Mi relación con mi profesora de séptimo grado no resultó.

Después que entré a la secundaria nunca más nos vimos.

O: Mi relación con aquella dermatóloga no funcionó después que me mudé de ciudad nunca más fui a su consultorio.

En casos como estos, simplemente, entendemos que algunas personas entran y salen de nuestras vidas y consideramos eso como algo natural.

Quedan en el pasado algunos amigos de la infancia, algunos conocidos del barrio, del club, algunos colegas de la facultad. El encuentro con ellos dura el tiempo que tiene que durar. Cuando yo tenía 7 u 8 años, y vivía aquella casa, cuando hacia natación…

Estamos todo el tiempo entrando e saliendo de la vida de las personas.

Pero, cuando hablamos de nuestras relaciones amorosas es común el uso de expresiones: “funcionó” y “no funcionó”. Mi noviazgo no funcionó, mi matrimonio no funcionó.

Dicho de esta forma – funcionó o no funcionó – parecen estar ligados con continuidad.

Parece que para una relación haber funcionado, tiene que necesariamente haber continuado. Continuado hasta cuando? Hasta ahora? Hasta siempre?

Cuanta libertad perdemos si creemos en esa idea.

Yo estudié periodismo y nunca trabajé en eso. Cuando salí de la facultad no tuve un pensamiento: para funcionar profesionalmente, tengo que continuar en el periodismo. Eso nunca me ocurrió. No creo que mi graduación no haya funcionado. Tengo grandes amigas de esa época. Mi graduación funcionó. No fue tiempo perdido.

Mi noviazgo duró 7 años y después estuve casada por 11 años más. La semana pasada escuché de una amiga el comentario: Que lástima, que tu relación no funcionó!

Uau, fueron casi dos décadas Eso no funcionó? Aunque hubiese sido solos pocos meses, eso invalidaría todo lo que pasó? Ciertamente que no. Igual así, habría funcionado.

Mi maestra de Meditación Vera Calvet suele decir que no entiende lo que las personas quieren decir cuando afirman que determinada relación funcionó o no. Eso es muy doloroso, dice ella, sonriendo.

Y tiene toda la razón.

Atraemos los encuentros que necesitamos para cambiar. Alugnas veces intercambiamos solo miradas o roces en la salida del tren. En otros casos, intercambiamos información, cariño, sueños, historias, alegrías….muchas cosas. Permanecemos juntos mientras tenemos que intercambiar.

Cuando ese flujo disminuye o termina, agradecemos el encuentro y vamos a intercambiar con algo nuevo o diferente, que necesitamos. Así, vamos eligiendo nuevas experiencias y aprendizajes por la vida.

Ciertamente, ver los encuentros de esa forma torna todo más bonito y leve.

Todas las relaciones tienen una duración. Y todas ellas tienen un sentido y su gracia. Así como aquellas que la gente considera “complicadas”, ciertamente, nos ayudaron a ver y comprender cosas que no sabíamos.

Y aquellas que consideramos buenas, son maravillosas. Es natural que la gente desee que continúen. Para que esto sea posible tendremos que enfocarnos y trabajar para que eso suceda.

Vera también dice que si queremos que algo no se desvanezca, necesitamos transformarlo todo el tiempo. Ese parece ser el principio de la continuidad de las cosas – el cambio inherente que está en todo. Puede parecer una paradoja, pero no tiene nada de contradictorio.

Si todas las relaciones están vivas, necesitan estar todo el tiempo en movimiento.

Entonces, muévase! Nada de apegos o control. Fluya junto o separado, pero transfórmese.

Agradezca por todos los que se fueron, que todavía están y por los que vendrán.

De hecho, todas sus relaciones funcionaron.

Ana Paula Borges

Instructora y Psicoterapeuta Ráshuah

Pare el mundo. Quiero bajarme.

21 May 18
Rashuah
No Comments

 

Usted ya sintió como si las situaciones estuviesen sucediendo a una velocidad tan grande, de formas tan desagradables, que la sensación es de impotencia, como si el mundo acelerase y todo se fuese desarmando?

Hacia donde miramos, solo existe el mal contaminando todo. La antigua sensación de liviand y seguridad se fue. De hecho da ganas de gritar: Pare el mundo, porque yo me quiero bajar.

Solo nos resta el miedo y la falta de esperanza, pues el miedo puede hacernos imaginar siempre los peores resultados.

El miedo, generalmente, es el responsable de nuestra sensación de impotencia. Y es también el responsable de nuestra percepción de ese mundo feo, del cual queremos liberarnos.

Estamos, en esos momentos, mirando un mundo que refleja solo que lo más tememos.

Pare un segundo y procure recordar como se sentía cuando era niño.

Usted dirá que el mundo era mejor, más positivo en esto o en aquello, ciertamente.

Pero, tengo la certeza de que los adultos que tenían la misión de protegerlo sentían muchos miedos y frustraciones y también sentían que el mundo era difícil en diversos aspectos.

Y como es un niño hoy? Observe como él puede ser tan feliz y despreocupado como usted lo fue, porque él tiene quien lo proteja.

Lo que quiero decir es que hoy, el adulto es usted.

Usted es quien asume el rol de protector tanto del mundo de sus hijos, como del suyo.

Usted es quien trata de proteger a todos, arreglar el mundo o criticarlo.

No importa si el mundo está de una u de otra forma hoy en día. La visión y el mundo de quien asume ser el protector y actor puede ser fácilmente tomada por el miedo y frustración. En cualquier época. Mientras que el mundo de los niños, no.

Tal vez si nosotros, adultos protectores, nos diésemos el derecho de recordar como es de importante la visión más positiva, alegre y confiada de un niño, el mundo no sería visto como algo sin arreglo o tan negativo.

Nuestro desafío es transitar en el tiempo a través de los sucesos que cada época nos trae, pero, cargando nuestro adulto y nuestro niño interior lado a lado.

El mundo refleja nuestros miedos, pero también refleja nuestro amor y esperanzas.

Basta con elegir en cada momento, donde enfocaremos nuestra atención.

Al conseguir esa visión equilibrada, veremos que todo fluye, evoluciona, llueve y sale el sol, las personas vienen y van y el mundo continúa en su ritmo y evolución.

Y gritaremos: “¡Gira mundo, lo que yo quiero es vivir!”

Vera Calvet

La dolencia como forma de aprendizaje

06 May 18
Rashuah
No Comments

Es normal sentirnos tensos cuando en apariencia percibimos que no podemos tener ningún poder de controlar situaciones externas, todavía más, cuando esas situaciones involucran a la salud, sea la nuestra o la de alguien próximo.

El ser humano tiene el hábito de ser controlador o al menos intentar controlar todo a su alrededor. La falta de salud tiende a ser una de esas situaciones que nos muestra claramente que no tenemos el poder de control que nos gustaría. Y esta constatación puede dejarnos sin consuelo, por la impotencia. Pero en estos momentos podemos percibir que nuestro poder estará, exactamente, en entender que debemos parar el intento de controlar.

Puede parecer extraño lo que acabo de decir, porque parece que deberíamos parar de intentar mejorar en la salud, que estaríamos desistiendo de luchar. Pero no es eso! Estaríamos desistiendo de usar las armas erradas para usar las armas correctas!
Observa que siempre que intentamos controlar algo que sigue una dirección indeseable nos chocamos contra la vida.
Al intentar luchar a los golpes, estaremos con una postura mental de que tenemos un muro delante nuestro y que necesitamos derrumbarlo. El simple pensamiento de tener que golpear, de pelear o defendernos de una dolencia, por ejemplo, exige que haya un pensamiento de que el oponente es muy fuerte y su ataque poderosísimo! Al pensar en la lucha, aumentamos el poder del adversario, atribuyéndole una fuerza enorme.

Tal vez, en vez de usar una bazuca para destruir el muro imaginado, podríamos cambiar el arma y usar el arma de la ¨verdadera percepción¨. Si usamos un mirar más amplio, veremos que no existe el tal muro que tendríamos que derribar frente a nosotros. Si podemos cambiar nuestro foco de atención, nuestro mirar amoroso podrá decirnos que existe siempre algo para aprender en cada momento y que la dolencia también debe ser usada como aprendizaje. Podemos, a través de ella, descubrir algo con respecto a nosotros, que sin ella no veríamos.

Todos nosotros conocemos historias de personas que pasaron por momentos difíciles por falta de salud y que salieron transformadas positivamente. Algunos percibieron en sí mismos o en las personas a su alrededor, fuerzas, amor o poderes inimaginables anteriormente. Otras empezaron a mirar la vida de una manera diferente, más positiva.
No quiero decir con esto que debemos conformarnos con la falta de salud y decretar un estado de entrega, al contrario, pues eso sería decirnos que el enemigo es más fuerte y que venció! Quiero decir que podemos vencerlo más fácilmente si no le damos a él más poder del que tiene y si usamos su presencia para conocer un poco más de nosotros y sobre la vida. Si la dolencia es la falta de energía y de vida, podemos oponernos a ella buscando más energía y más vida!

Existe siempre elección y responsabilidad en cada momento que vivimos. Todo puede enseñarnos algo, al entender el mensaje de las situaciones podemos evolucionar. Existe un motivo para experimentar la falta de salud. Ese motivo, sea cual sea, siempre trae un aprendizaje, una nueva postura delante de la vida.
Al adolecer por cuenta de un comportamiento negativo, sea por estar descuidando nuestro cuerpo, estresando nuestra mente o adoptando un comportamiento peligroso para nuestra integridad física, podemos tomar los medicamentos recetados por nuestro médico, hacer los tratamientos y hasta curarnos. Pero, en caso que no haya ninguna transformación positiva en nuestro comportamiento, en caso que no haya ningún aprendizaje con la dolencia, probablemente vamos a repetirla o hasta agravarla irremediablemente!

Las dolencias que normalmente son agravadas, algunas veces provocadas por el estrés emocional, son causadas por la vibración de pensamientos negativos por un largo periodo, como por ejemplo la ansiedad.
Todo inicia con un pensamiento. Y nuestro cuerpo puede ser condicionado a reaccionar al pensamiento! Pensamientos positivos, condicionamiento físicos positivos! Pensamientos negativos, condicionamientos físicos negativos!
Vamos a aprender a usar mejor nuestra mente, nuestros pensamientos! La salud agradecida!

En nuestro libro Curso de Meditación Ráshuah Módulo I hablamos largamente sobre este este tema. Dividimos el cuerpo en cuadrantes, los cuadrantes Ráshuah, para entender mejor la relación que existe entre nuestro cuerpo y cada pensamiento y sentimiento. El cuerpo nos avisa a través de diversas señales como estamos comportándonos emocionalmente.

Bendita tu vida y tu cuerpo!

Queda en paz, en el amor y en divina perfección que somos todos nosotros, almas divinas!

Vera Calvet

FALTA DE CONCENTRACIÓN

15 Abr 18
Rashuah
, , , , ,
No Comments

Muchas personas llegan al Instituto Ráshuah, quejándose de que son desatentas, que no consiguen mantener la concentración por mucho tiempo, que se dispersan muy fácilmente.

En el curso de meditación Ráshuah Módulo I, tanto en el libro, como en el curso presencial, esa cuestión es tratada a través de la Cuarta técnica de Meditación Ráshuah, donde el alumno aprende a focalizar su atención a través de la comprensión de lo que causa su dispersión, y entrena esa focalización a través de la cuarta técnica.

 La falta de concentración se debe a diversos factores. Desde los físicos, los neurológicos, los psicológicos, el interés real en el asunto, etc., hasta el hábito de dejar la mente suelta y sin objetivo.

    El hábito de pensar, sin un foco de atención constante, le puede ocurrir a cualquier persona que no sepa cómo mantener su atención en el foco correcto. Y la elección de lo que sea el foco correcto es lo que causa la mayoría de los hábitos nocivos en la línea de razonamiento, porque no es tan fácil identificar el foco correcto cuando estamos, por ejemplo, delante de un problema que debe ser resuelto y no tenemos el conocimiento de cómo se comporta nuestra mente. La tendencia al estar delante de un problema, en este caso, puede ser la de hacer foco en el problema y no en la solución. Y esto causa estrés y la no conclusión del pensamiento, que queda rodando en la mente. Por ejemplo:

     Digamos que tú recibes la cuenta mensual de la luz y por estar desempleado, no tienes en el momento el dinero suficiente para saldarla. Cuando tú haces foco en el problema y no en la solución, viene el miedo y la impotencia, porque tu tendencia será pensar: ” Tengo que pagar la cuenta de la luz (problema). Van a cortar la luz (problema) y si cortan la luz, ni bañarnos podremos (problema), yo estoy desempleado (problema) y no tengo como pagar la cuenta (problema), pero no puedo hacer nada, si nadie me da empleo (problema), pero yo tengo que pagar la cuenta (problema).” Y esta línea de pensamiento sigue por ahí, haciendo foco en el problema, que crea como consecuencia otros problemas ligados y tiende a volver al problema inicial, estableciendo a partir de ahí, un círculo vicioso. Por culpa de este razonamiento con el foco de atención errado, la consecuencia será miedo, impotencia y tensión.

    Ahora vamos a ver la secuencia de pensamientos que sigue al foco correcto, que es el foco de atención siendo colocado en la solución: Tengo una cuenta a pagar (este es el problema). Cómo puedo resolver esto? (Esta es la pregunta que va a direccionar tu mente para el foco correcto). Me puedo ofrecer para hacer y vender los dulces para la fiesta de la hija de mi vecina (esta es una solución posible) o puedo ofrecerme para coser y arreglar ropa de los vecinos (otra posible solución) o pintar y bordar servilletas para vender (otra posible solución) o puedo…. y por ahí, va el pensamiento de las posibles soluciones, en lo que tú puedes, hasta que encuentres una que te guste y que resuelva tu cuestión. Mira que el pensamiento en el problema, ¨pagar la cuenta¨ solo entró en la secuencia arriba de los pensamientos una vez, sólo para iniciar el razonamiento y mantener la mente en el foco correcto, que es la solución, y no el problema.

    Estás con problemas de concentración? Busca enfocar la atención en las posibilidades y no el problema! Esto ayuda mucho!

Con mucho cariño,

Vera Calvet

 

 

Estás nervioso? RESPIRA!

18 Mar 18
Rashuah
No Comments

 

Esta es, sin duda, una frase-consejo bastante usada cuando vemos a alguien en un estado emocional alterado: calma! Respira!

Instintivamente sabemos que la respiración alterada no hace bien a nadie y que la respiración profunda es un santo remedio para calmar la agitación emocional.

Pero te acuerdas que respiras?

Respirar es un acto tan natural que no normalmente no prestamos atención a nuestro ritmo respiratorio, a no ser cuando ella nos falta o cuando el movimiento queda descompensado debido a un esfuerzo físico o alteración emocional extrema.

 Es lo más importante de nuestra vida! Es por su causa que estamos vivos!

 Nuestro ritmo respiratorio deficiente puede ser responsable de diversos males físicos como ser: males pulmonares, cansancio, falta de rapidez en el raciocinio, etc. Eso es porque todo nuestro cuerpo, tejidos y cerebro, todas nuestras células necesitan de oxigenación para funcionar perfectamente y sin este precioso elemento, el aire, nada funciona en nuestro cuerpo!

 La respiración para nosotros es una cosa tan importante, que desarrollamos técnicas especiales y ejercicios respiratorios que son enseñados en cursos y están en el libro Cuento de los Guerreros Ráshuah, que es acompañado de un DVD con 7 técnicas de respiración y movimientos suaves, además de un bello cuento con filosofía para el autoconocimiento. Eso, no es sólo con la intención de concientizar a todos sobre la importancia de la respiración, sino también para concientizar de que podemos detectar un estado emocional nocivo y revertir ese estado a uno positivo, a través de la respiración.

Presta atención a tu ritmo respiratorio normal. Observa si tienes el hábito de respirar por la boca, eso nos es bueno, porque la tendencia, cuando respiramos por la boca, es la de aspirar poco aire y de mantener la respiración apenas superficial, sin usar toda nuestra capacidad pulmonar. Haz la prueba! Respira por la boca para ver cuán superficial queda tu respiración. Usas apenas la parte superior de tus pulmones! Ahora, respira profundamente por la nariz para sentir la diferencia! Tus pulmones se expanden, usas la totalidad de tu capacidad pulmonar! Respirar por la boca también es peligroso para la salud, porque en las narinas tenemos pelos que funcionan como filtros del polvo para el aire que entra en nuestros pulmones y esa filtración no sucede si respiramos por la boca, dejando las partículas nocivas del aire entrar directo en nuestros pulmones, causando dolencias respiratorias y afecciones de garganta.

Cómo hacer para detectar y revertir un estado emocional alterado a través de la respiración?

Observa también, que tu ritmo respiratorio se altera dependiendo de como sea tu estado emocional!

Si estás con pensamientos tristes, sintiéndote desanimado, podrás observar que tu postura será la de hombros caídos hacia el frente, arqueados, porque tu postura estará comprimiendo tus pulmones. Si mantienes ese estado mental y emocional por mucho tiempo, siempre estarás oxigenando poco tu cerebro, y sin el aire suficiente no funcionara correctamente y te sentirás cada vez más desanimado y como preso de tus pensamientos. Observa que cuando queremos reaccionar a este estado mórbido, la primera cosa que hacemos instintivamente es respirar profundo, enderezar los hombros y rápidamente nos recomponemos y nuestro cerebro oxigenado comienza a reaccionar más positivamente, así como todo nuestro cuerpo, que se renueva con en el aire!

 De la misma forma, si estamos nerviosos, irritados, la respiración estará corta por la boca, de arranques y con el aire parando a la altura de la parte superior pulmonar! Nuestra postura tensa hará que nuestros músculos estén contraídos y nuestros pulmones aplastados sin espacio para expandirse! De la misma forma que en el ejemplo anterior, no estaremos recibiendo en nuestro cerebro y cuerpo todo el oxígeno que necesitamos y el estado mental tenderá a quedar preso de una rueda de pensamientos mórbidos y agresivos! En esos momentos, cuando queremos reaccionar a ese estado, buscamos respirar profundamente por la nariz para retomar el equilibrio y obtener todo el aire necesario para que nuestro cerebro reaccione y se calme y nuestro cuerpo se relaje!

Esas son entonces algunas observaciones que se pueden hacer en cuanto a tu hábito respiratorio, que podrán ayudarte a revertir un estado emocional y mental negativo!

Estás con tu estado emocional un tanto alterado? Respira! Verás que después podrás colocar tu atención más fácilmente en las posibilidades y no en el problema! Esto ayuda mucho! Inténtalo!

 Con mucho cariño,

 Vera Calvet

 

 

 

 

 

Vera Calvet

03 de noviembre – 18hs

Vengan a formar parte de una actividad gratuita a la cual pueden participar también personas que nunca meditaron anteriormente.
Se trata de una meditación de encuentro con uno mismo, que promueve el bienestar, la alegría, la plenitud y que los hará sentirse energizados y conectados con el planeta donde vivimos.
Vengan con amigos y familiares, los estaremos esperando para poder ser parte de este equipo energético.

ANOTATE ACÁ