Author Archives: %s

Desorden Inesperado

27 May 20
Rashuah
, , , , , , , , , , , ,
No Comments

Todo  en nuestra vida que haya sido construido o mantenido por mucho tiempo fuera de la verdad, tiende a un final desastroso.

Algunas veces construimos castillos de arena con bases débiles, mantenidas por el ego, el interés personal o una ilusión. Pero viene la marea y echa por tierra nuestro bello castillo.

En esos momentos, podemos aprender que la verdad libera y si algo fue destruido, ciertamente es porque no tenía bases sólidas!

Deja ir lo que se rompió y reconstruye con bases más fuertes, amorosas y verdaderas!

*Extraido del libro “El maestro consejero” de la maestra Vera Calvet.

Estás nervioso? RESPIRA!

20 May 20
Rashuah
No Comments

Esta es, sin duda, una frase-consejo bastante usada cuando vemos a alguien en un estado emocional alterado: calma! Respira!

Instintivamente sabemos que la respiración alterada no hace bien a nadie y que la respiración profunda es un santo remedio para calmar la agitación emocional.

Pero te acuerdas que respiras?

Respirar es un acto tan natural que no normalmente no prestamos atención a nuestro ritmo respiratorio, a no ser cuando ella nos falta o cuando el movimiento queda descompensado debido a un esfuerzo físico o alteración emocional extrema.

 Es lo más importante de nuestra vida! Es por su causa que estamos vivos!

 Nuestro ritmo respiratorio deficiente puede ser responsable de diversos males físicos como ser: males pulmonares, cansancio, falta de rapidez en el raciocinio, etc. Eso es porque todo nuestro cuerpo, tejidos y cerebro, todas nuestras células necesitan de oxigenación para funcionar perfectamente y sin este precioso elemento, el aire, nada funciona en nuestro cuerpo!

 La respiración para nosotros es una cosa tan importante, que desarrollamos técnicas especiales y ejercicios respiratorios que son enseñados en cursos y están en el libro Cuento de los Guerreros Ráshuah, que es acompañado de un DVD con 7 técnicas de respiración y movimientos suaves, además de un bello cuento con filosofía para el autoconocimiento. Eso, no es sólo con la intención de concientizar a todos sobre la importancia de la respiración, sino también para concientizar de que podemos detectar un estado emocional nocivo y revertir ese estado a uno positivo, a través de la respiración.

Presta atención a tu ritmo respiratorio normal. Observa si tienes el hábito de respirar por la boca, eso nos es bueno, porque la tendencia, cuando respiramos por la boca, es la de aspirar poco aire y de mantener la respiración apenas superficial, sin usar toda nuestra capacidad pulmonar. Haz la prueba! Respira por la boca para ver cuán superficial queda tu respiración. Usas apenas la parte superior de tus pulmones! Ahora, respira profundamente por la nariz para sentir la diferencia! Tus pulmones se expanden, usas la totalidad de tu capacidad pulmonar! Respirar por la boca también es peligroso para la salud, porque en las narinas tenemos pelos que funcionan como filtros del polvo para el aire que entra en nuestros pulmones y esa filtración no sucede si respiramos por la boca, dejando las partículas nocivas del aire entrar directo en nuestros pulmones, causando dolencias respiratorias y afecciones de garganta.

Cómo hacer para detectar y revertir un estado emocional alterado a través de la respiración?

Observa también, que tu ritmo respiratorio se altera dependiendo de como sea tu estado emocional!

Si estás con pensamientos tristes, sintiéndote desanimado, podrás observar que tu postura será la de hombros caídos hacia el frente, arqueados, porque tu postura estará comprimiendo tus pulmones. Si mantienes ese estado mental y emocional por mucho tiempo, siempre estarás oxigenando poco tu cerebro, y sin el aire suficiente no funcionara correctamente y te sentirás cada vez más desanimado y como preso de tus pensamientos. Observa que cuando queremos reaccionar a este estado mórbido, la primera cosa que hacemos instintivamente es respirar profundo, enderezar los hombros y rápidamente nos recomponemos y nuestro cerebro oxigenado comienza a reaccionar más positivamente, así como todo nuestro cuerpo, que se renueva con en el aire!

 De la misma forma, si estamos nerviosos, irritados, la respiración estará corta por la boca, de arranques y con el aire parando a la altura de la parte superior pulmonar! Nuestra postura tensa hará que nuestros músculos estén contraídos y nuestros pulmones aplastados sin espacio para expandirse! De la misma forma que en el ejemplo anterior, no estaremos recibiendo en nuestro cerebro y cuerpo todo el oxígeno que necesitamos y el estado mental tenderá a quedar preso de una rueda de pensamientos mórbidos y agresivos! En esos momentos, cuando queremos reaccionar a ese estado, buscamos respirar profundamente por la nariz para retomar el equilibrio y obtener todo el aire necesario para que nuestro cerebro reaccione y se calme y nuestro cuerpo se relaje!

Esas son entonces algunas observaciones que se pueden hacer en cuanto a tu hábito respiratorio, que podrán ayudarte a revertir un estado emocional y mental negativo!

Estás con tu estado emocional un tanto alterado? Respira! Verás que después podrás colocar tu atención más fácilmente en las posibilidades y no en el problema! Esto ayuda mucho! Inténtalo!

 Con mucho cariño,

 Vera Calvet

 

 

 

 

Vera Calvet

Yo en el lugar del otro

11 May 20
Rashuah
, , , ,
No Comments

Dicen que la verdad es relativa, pues depende del punto de vista de cada uno.

Cada uno de nosotros percibe el mundo de forma distinta. Filtramos las informaciones según nuestra conciencia y nuestra capacidad de entendimiento. Esa percepción única nos lleva a creer que nuestra forma de ver las cosas nos permite ser “amos de la razón”, “dueños de la verdad”.

Muchas veces juzgamos como si fuésemos dioses, creyendo que el otro debería ser esto o aquello. Que el otro podría ser mejor en eso o hacer un esfuerzo en lo otro. Que el otro podría aprovechar mejor de alguna forma o respetar fulano. El otro podría no ser tan malo o egoísta.

Esa mirada tan viciada en cuanto a “cómo el otro debería ser” nos quita la atención de lo más importante en nuestra vida: nuestro Yo. ¿Será que nuestro Yo está haciendo aquello que debería? ¿Será que nuestro Yo podría ser mejor en eso o hacer un esfuerzo para aquello? ¿Será que nuestro yo podría aprovechar mejor de esa forma o respetar al fulano? ¿Será que nuestro Yo es tan bondadoso como pensamos? ¿Será tan altruista como nos gustaría? ¿Será tan perfecto que se permite juzgar, condenar y determinar cómo el otro debe actuar?

Infelizmente, todos fuimos enseñados a mirar hacia afuera. A compararnos con los demás, a criticar su forma, porque es más fácil criticar que hacer. No existe en nosotros paciencia, empatía, aceptación. Queremos controlar todo y a todos para que de esa forma el mundo sea tal cual lo imaginamos y que de esta forma nuestra vida sea perfecta.

¿Sería tan “maravilloso” si todos hicieran exactamente lo que esperamos? ¿Que todos concordaran con nuestra manera de pensar? Qué mundo aburrido sería ese: sin expectativas, ni sorpresas, ni aprendizajes.

Tenemos la costumbre de juzgar al otro sin conocer su historia, sin saber qué hay detrás de su forma de comportarse. Sin entender que aquel que nos causa dolor, seguramente también sufre. Sin tener todas las informaciones sobre aquella persona o lo que la llevó a determinada situación. Juzgamos en base a una parte de sus actos, con la certeza de que esa parte representa el todo y también la verdad absoluta e irrefutable.

Hay una historia que ilustra bien esto: LOS CIEGOS Y EL ELEFANTE “En la antigüedad vivían seis hombres ciegos que pasaban las horas compitiendo entre ellos para saber cuál de ellos era el más sabio. Un día, discutiendo acerca de la forma exacta de un elefante, no conseguían ponerse de acuerdo. Como ninguno de ellos había tocado nunca uno, decidieron salir al día siguiente en busca de un ejemplar para despejar completamente sus dudas. Puestos en fila y con las manos en los hombros de quien les precedía, emprendieron la marcha caminando por el sendero que los conduciría a la selva. Pronto se dieron cuenta de que estaban al lado de un gran elefante. Muy entusiasmados, los seis sabios se felicitaron mutuamente por su suerte. El más decidido se abalanzó sobre el elefante, con la ilusión de poder tocarlo. Sin embargo, el apuro lo hizo tropezar y caer de bruces contra el costado del animal. “¡El elefante -exclamó- es como una pared de barro secada al sol!”. El segundo avanzó con más precaución. Con las manos extendidas dio contra los colmillos del animal. “¡Sin duda la forma de este animal es como la de una lanza!”. Entonces el tercer ciego avanzó justo cuando el elefante se dirigía hacia él. El ciego agarró la trompa y la examinó de arriba a abajo, notando su forma y su movimiento. “Este elefante es como una gran serpiente”. El cuarto sabio se acercó por detrás y recibió un golpe suave de la cola del animal, que se movía para espantar los insectos. El sabio agarró la cola y la siguió con sus manos. Sin dudarlo dijo: “es igual a una cuerda vieja”. El quinto sabio se encontró con la oreja y dijo: “Ninguno de vosotros ha acertado en su forma. El elefante es más bien como un gran abanico plano”. El sexto sabio que era el más viejo se dirigió hacia el animal con lentitud, encorvado, apoyándose en un bastón. De tan doblado que estaba por la edad, pasó por debajo de la barriga del elefante y tropezó con una de sus gruesas patas. “¡Escuchad! Lo estoy tocando ahora mismo y os aseguro que el elefante tiene la misma forma que el tronco de una gran palmera”. Satisfecha así su curiosidad, volvieron a darse las manos y tomaron otra vez la senda que los conducía a su casa. Sentados de nuevo bajo la palmera que les ofrecía sombra, retomaron la discusión sobre la verdadera forma del elefante. Todos habían experimentado por ellos mismos cuál era la forma verdadera y creían que los demás estaban equivocados.”

Así nos comportamos en la vida y con nuestras relaciones. Siempre insatisfechos con el comportamiento de los demás y muchas veces intolerantes ante la incapacidad de mejora del otro según nuestras expectativas.

Necesitamos entender que la verdad es relativa, que depende de una óptica personal, que conocemos apenas una parte de la historia de cada uno. Es muy necesario que desarrollemos la capacidad de ver al otro como realmente es. Necesitamos bajar del pedestal de la razón y la verdad y ser más piadosos, empáticos, compasivos e indulgentes.

Todos tenemos historias que cargamos y por eso es tan importante aceptar al otro como es. Ver que también el otro tiene sus batallas, que también puede caer y no siempre podrá levantarse sólo. Tener compasión no es tener pena: es comprender el problema del otro sin juzgarlo, es tener empatía con el dolor ajeno. Es poner el Yo en lugar del otro con las lentes del amor, entendiendo que nadie sufre porque quiere.

Con cariño

Heloisa Aragão

Qué es la intolerancia

04 May 20
Rashuah
, , , , , , , , , , , , , , ,
No Comments

La intolerancia es una actitud mental caracterizada por la falta de habilidad o voluntad en reconocer y respetar las diferentes creencias y opiniones.

Cuando somos intolerantes con las diferencias que tenemos con los demás no estamos respetando el principio de las tres R; El Respeto por sí mismo, el Respeto por el otro, y la Responsabilidad en nuestras acciones.

Voy a explicarme mejor, cuando no tolero lo que el otro dice, hace, piensa, cree, opina, discute, escribe, debate, viste, etc. estoy partiendo del supuesto que yo estoy en lo cierto y que el otro está equivocado. Como si yo fuese el dueño de la verdad, y que por esto, tengo el derecho de decir lo que está permitido y lo que no, faltándole el respeto a la otra persona, pues no entiendo el conjunto de ideas que establecen su creencia.

Juzgo al otro por informaciones que desconozco, por ignorancia, por miedo, por considerar que existe una perfección, un orden donde este otro no encaja. Me siento con el derecho de decir lo que pienso, como lo pienso y muchas veces hasta de actuar, imprudentemente, para defender este pensar. Como para justificar mi derecho de decir que el otro está equivocado.

Faltar el respeto  es no entender lo sagrado que tiene cada uno. Cada uno de nosotros tiene un espacio sagrado donde somos totalmente intolerantes cuando alguien invade este espacio. O que tire la primera piedra el que no pierde la cabeza cuando alguien se mete con un pariente, un animal que amamos, o algo que creemos valioso.

Responsabilidad por las acciones; cuando digo al otro lo que pienso, pues creo que estoy en lo cierto y el otro equivocado, tengo que entender que estoy en una avenida de doble circulación, o sea, con derecho a réplica. De alguna forma lo que le digo al otro faltándole el respeto volverá a nuestro mundo como un búmeran. Es la ley de causa y efecto, aquello que plantamos, lo iremos a recoger.

No puedo simplemente pensar que puedo decirle cualquier cosa a alguien por el derecho de poder decir, sin observar si estoy o no, faltándole el respeto a alguien. Tenemos que observar también la ley de acción y reacción, donde para cada acción (fuerza) hay una reacción (fuerza) igual y contraria. O sea, si falto el respeto, seré tratado de la misma forma.

Entonces nos queda solo la última R, el respeto por uno mismo. Cada vez que apuntamos con el dedo al otro para marcarle un error, lo estamos juzgando y en verdad, estamos apuntando otros tres dedos en nuestra propia dirección. ¿Qué es lo que nos incomoda tanto del otro al punto de llamarnos la atención y volvernos intolerantes ¿Por qué me quedo tanto tiempo criticando al otro en vez de mirar mis propias angustias y errores? ¿Por qué quiero creer que existe un modelo de perfección, si sé que yo mismo no soy perfecto?

Porque es más común mirar para afuera que mirar para adentro. Si nos quedáramos queriendo arreglar el mundo desde el punto de vista de quien tiene razón, seríamos críticos sin acción, sin experiencia, por lo tanto, no transformaríamos nada, dejaríamos el mundo más caótico e intolerante de lo que ya está.

Si en vez de eso, miráramos para dentro, comenzaríamos a conocernos, entenderíamos que no nomos perfectos, que cometemos errores, que no es todo negro o todo blanco, que sentimos miedo de lo que no conocemos, miedo de decir que no entendemos. Sólo entonces, podremos cambiar, y aceptar.

Y cuando nos respetamos mutuamente y nos perdonamos, nos aceptamos con nuestras diferencias. Eso no quiere decir que estemos de acuerdo con el otro, o que sostengamos su pensamiento. Simplemente quiere decir que entenderemos que esa persona, tal vez, no tenga a su alcance la posibilidad de sostener las 3 R, y como un día fuimos así, sabremos entender lo que es, y buscaremos otras formas de comunicación.

Necesito conocer como soy y aceptarme como soy. Y sólo después ir al encuentro del otro.

Eso no significa que estemos de acuerdo con la falta de respeto, la violencia y las injusticias que existen en el mundo. Respetar, en estos casos, significa también actuar estratégicamente cuando la intolerancia del otro es tan grande que perjudica a los demás. Actuar estratégicamente es saber manejar al tigre del espacio sagrado del otro antes de que nos ataque. Pues conocemos su fuerza, y sabemos de lo que es capaz. Somos capaces de entender su naturaleza violenta.

Ya decía Gandhi, “debes convertirte en el cambio que deseas ver en el mundo”. Si quiero cambiar la violencia, tengo que reconocer la mía. No existe nada fuera que no esté dentro. Entonces el cambio comienza conmigo, donde me conozco y hago las paces con el mundo.

Con cariño

Heloisa Aragão

Control y apegos, el Yo controlador y los celos.

28 Abr 20
Rashuah
, , , , , , , , , , ,
No Comments

La percepción de que existe una crisis emocional es señal suficiente para que nuestra atención entre en alerta. En este momento, necesitamos hacer una evaluación consciente de los puntos desarrollados en esta crisis.

Pero la palabra crisis siempre nos parece venir directamente relacionada a la palabra sufrimiento, y nadie quiere sufrir, eso está claro, por eso, muchos intentan evitar tener que pensar sobre sus propias emociones. Lo que es un error, pues el entendimiento de lo que nos está pasando es lo que nos dará una solución para el sufrimiento.

¿Cómo entonces, podemos encarar una crisis emocional positivamente si los sentimientos ligados a ella son tan indeseables?

Tal vez, entender de dónde viene el sufrimiento pueda ayudar.

Lo que nos causa sufrimiento cuando tenemos una crisis de celos, por ejemplo, no es otra cosa que el apego y la tentativa de controlar.  Otra vez la vieja y conocida situación del miedo a lo nuevo, a lo desconocido, inseguridad ante nuestra capacidad de lidiar con la novedad, miedo de no conseguir controlar el resultado.

Esa puede ser la real causa de sufrimiento delante de una crisis emocional, sea en una relación, un cambio de empleo o cualquier noticia inesperada. Miedo generado por el apego a lo viejo y la voluntad de controlar la situación.

Sufrimos por causa de nuestra resistencia a la entrada de nuevas percepciones o cambios.

Todo cambio nos lleva, inevitablemente, a tenernos que reevaluar, transformarnos y/o desprendernos de algo. A veces, precisamos desprendernos de algunos valores, comportamientos, relaciones, sentimientos, pensamientos, deseos o conductas, y esto nos puede parecer muy amenazador.

La crisis emocional sucede cuando preferimos quedarnos inmóviles, apegándonos a una antigua situación, por ser conocida, ella nos parece segura. Preferimos el terreno conocido, aunque sea insatisfactorio, a dar un paso en la dirección del cambio. Queremos certezas de lo que nos aguarda.

Pero las situaciones no suelen esperar por nosotros y van sucediendo sin nuestro control y por más que nos esforcemos en intentar frenarlas, y disminuir el ritmo de los sucesos, las cosas parecen atropellarnos y nos causan sufrimiento a medida que nos resistimos.

Pero es nuestra propia actitud la que nos causa el sufrimiento, y no lo externo o las situaciones y las personas involucradas.

Las actitudes de apego y resistencia ante los cambios se suelen disfrazar de pensamientos de este tipo:

“¡Ni siquiera lo intentes cambiar! No tiene una solución, pues no depende de mí, la situación está así para todo el mundo”

Así, le echamos la culpa a lo externo, a los otros, al país, sin reconocer la responsabilidad de tener que cambiar algo que en verdad no queremos cambiar. Parece más fácil decir que nada se puede hacer, cuando en realidad tu no deseas hacer nada.

Los cambios personales dan trabajo. Y decir que no podemos hacer nada al respecto, no genera sentimientos de culpa ni cargos personales. Se puede permanecer o al menos intentar permanecer quieto postergando la acción por más tiempo.

Sin embargo este tiempo no existe y somos forzados a reaccionar, porque las cosas se van desmoronando ante nuestra vista, y van quedando cada vez más difíciles, y a cierta altura alguien nos dirá:

 –  Pobre! Qué vida difícil la tuya!

 Y la creencia en la imposibilidad se instala, porque colocamos la responsabilidad “en la vida”. Vida, que en ese sentido, es una cosa vaga y convenientemente, sin definiciones.

Pero, ¿qué sería esta tal vida, sino una consecuencia de nuestras propias acciones anteriores? La vida en este caso estaría reaccionando a nuestras acciones y provocando nuestras crisis.

Las personas que reaccionan de esta forma, sienten una enorme voluntad de quedarse quietitas, esperando que las cosas sucedan milagrosamente a su favor, y que, al final, no tengan que largar nada y que tampoco hayan tenido que sufrir.

Pensamiento mágico e imposible, pues el sufrimiento para ellas comienza con las opciones y elecciones que deben tomarse, y ellas aparecen siempre delante de sí.

Todo en nuestra vida exige que pequeñas o grandes elecciones sean hechas! Y eso puede ser muy complicado para el que tiene problemas con los apegos! Los apegos serán siempre los grandes responsables por las crisis que enfrentaremos en nuestras vidas.

Nuestros cursos abordan estos sentimientos destructivos y cómo liberarnos de ellos. Espero que este texto te haya dado alguna luz e incentivo para que destines un  tiempo mayor para vos mismo, y busques entender y trabajar en tu autoconocimiento.

Vale la pena trabajar ese sentimiento que puede paralizar tu vida!

Con mucho amor y mucho cariño,

Vera Calvet

Volver a la seccion relatos

Pequeños cambios ayudan a transformar el mundo.

18 Abr 20
Rashuah
, , , , , , , ,
No Comments

Sabemos que todo empieza siendo pequeño, y que todo comienza en la mente, como una idea que asociada a una voluntad se transforma en materia y toma vida propia. También sabemos que para que la idea se propague, debe ser concebida de forma pura y entregada al universo. Así crecerá y florecerá de acuerdo a la ley de causa y efecto.

Cada cambio es individual y sólo se produce dentro de la persona que así lo quiere, sólo podemos cambiar algo nuestro a partir de nosotros mismos, de nuestra toma de conciencia, de nuestra auto-percepción. No podemos cambiar al otro ni podemos crear expectativas sobre consecuencias o hechos que no se ajusten exclusivamente a nosotros. Somos uno en medio de un engranaje, podemos hacer nuestra parte. Y si queremos aun cambiar algo en el mundo, tenemos que empezar por cambiar nosotros mismos.

Cada pensamiento comienza siendo pequeño, cada idea empieza pequeña, cada invento comienza pequeño y a medida que va contagiando a otros, va creciendo, ¡creciendo como una bola de nieve! Por eso, siempre debemos tener cuidado con lo que pensamos o queremos lograr, porque nosotros, tenemos toda la responsabilidad. No tiene sentido echarle la culpa a los demás por las cosas que no salen como nos gustaría, a eso le llamamos control. Y el control, además de ser una cosa muy mala, nos causa una gran angustia y dolor. El control nos da una falsa sensación de seguridad. El control es una ilusión, ya que no tenemos el control de nada, excepto de lo que pensamos. Por eso es tan importante saber lo que pasa por nuestra mente, ya que puede convertirse en materia y la responsabilidad del pensamiento es sólo nuestra.

Así que vamos a empezar nuestra reforma del mundo a partir de un pensamiento pequeño. Empecemos por respetar a la naturaleza, a los extraños, a los extranjeros, a los enemigos, a los más viejos, a los más jóvenes, a los mejores educados y a los menos favorecidos. A los vecinos, a nuestros primos, al tío molesto, a ese querido amigo, a aquél tránsito infernal y a tantas cosas que nos pasan cerca y lejos con una sola idea en mente: ¡El respeto a nosotros mismos! Sólo una persona que se respete puede tener respeto por otro, ya sea que este otro le guste o no. Y para respetarnos, tenemos que conocernos a nosotros mismos, saber lo que queremos y lo que podemos o no.

¡A partir de este principio podemos tener una pequeña idea y cambiar la historia del mundo!

Heloisa Aragao

La ansiedad

15 Abr 20
Rashuah
, , , , , , , , , , , , , , , , ,
one comments
La ansiedad puede estar relacionada al hábito de pensamientos siempre volcados hacia el futuro, y como no tenemos medios de saber lo que el futuro nos reserva, eso nos puede dar miedo.
 
Ya la tristeza y la falta de voluntad de actuar pueden estar relacionadas al hábito de pensamientos volcados hacia el pasado y como no podemos cambiar los eventos del pasado, podemos tener miedo de que ese pasado se repita.
 
Por lo tanto, es posible que el sentimiento que está sacando tus fuerzas y ​​tu energía, no tenga como origen los sentimientos de ansiedad o tristeza, si no el miedo.
 
Me gusta decir a mis alumnos que “DIOS ES MUY CREATIVO Y NO REPETE UN día o ni siquiera una situación en nuestras vidas!”  Entonces, si pensamos que algo es la misma cosa, la misma situación repitiéndose, debes saber sabe que no es Dios o el destino repitiendo situaciones, si no nosotros que no cambiamos! Nosotros, con seguridad estaremos insistiendo en el viejo hábito de ver las cosas con los ojos del pasado o con la prisa y la ansiedad en el futuro.
  
El pasado son solo pensamientos, memorias, fotos mentales. Y el futuro también es sólo un pensamiento ahora, en este momento. Por lo tanto, pasado y  futuro sólo existen en los pensamientos. No están aquí y ahora en el presente. No son concretos y reales. Tienes miedo de algo irreal. Miedo de sombras y fantasmas creados y recreados por tus propios pensamientos.
 
Sólo el ahora es real! Nuestro poder de acción y de cambiar lo que no nos conviene está en el AHORA!
Y en el ahora es que esta tu poder y no en el pasado o en el futuro!
En este momento no puedes actuar en el pasado ni en el futuro porque estas en el ahora!
Tu no existes más en el pasado ni existes todavía en el futuro! Solo existes AHORA!
Intenta traer tu pensamiento para el único lugar real, para él ahora!
 
Si tu deseas construir un buen futuro, tienes que actuar en el ahora y si estuvieses ocupando tu mente con pensamientos del futuro todo el tiempo, además de quedar ansioso inútilmente, quedarás desatento al ahora, a las oportunidades que están ahora, en tu frente esperando tu acción. Al estar desatento a tu momento actual, no verás las innumerables oportunidades que tienes en este momento de actuar y construir el buen futuro que deseas. De esta forma, el buen futuro que tanto sueñas quedara cada vez más lejos, apenas en el pensamiento. No vas a conseguir construir ese futuro fuera del ahora. Tienes que desistir de querer construir tu futuro en otro lugar que no sea en el ahora porque es aquí, hoy, que conseguirás eso!
 
Existe un muy buen truco para traer tus pensamientos al momento presente y parar con la ansiedad que es: si, respire. El gran truco es acordarse de tu respiración! Respira atentamente, sintiendo la entrada y la salida del aire de tus pulmones por algunos minutos, como si todo lo que importase en tu vida fuese apenas el acto de respirar calmada y lentamente. Solo eso!
 
Eso funciona porque nuestra atención no puede estar en dos lugares al mismo tiempo. O  respiras concentradamente o piensas! No da para hacer las dos cosas al mismo tiempo! Hace la prueba! Intenta prestar total atención en tu respiración, contando, por ejemplo, hasta tres, mientras llenas tus pulmones y hasta tres mientras los vacías y seguir una línea de pensamiento al mismo tiempo.
 
Elije respirar atentamente, cuando notes que tus pensamientos están dirigiéndose afuera del presente y causándote ansiedad, miedo del futuro.
Para retirar el pensamiento de un foco negativo y llamarlo de vuelta al presente, al ahora, basta elegir respirar concentradamente algunos minutos! Respira colocando toda tu atención en eso, varias veces al día, siempre que te sientas sin energía o angustiado.
  
No dejes que la energía negativa y estresante te domine!
  
Actúa consciente de tu momento ahora y de tu poder de acción y protección!
  
Créelo, tú los tienes!
Tu puedes y vas a conseguir cambiar y quedar en paz! Múdate del futuro al presente! Las cosas suceden aquí!
  
Queda en paz y en armonía con la fuerza y ​​protección de tu verdadero yo!
 
Con amor  y mucho cariño,
 
Vera Calvet

La importancia del pensamiento positivo

10 Abr 20
Rashuah
, , , , , , ,
No Comments

En esta live hablo sobre el momento que estamos viviendo, la importancia del pensamiento positivo, como lograrlo, como mantener la mente sana y no ser rehenes del miedo. Haremos técnicas respiratorias y una pequeña meditación para subir nuestra vibración y sentirnos mejor. Esta live es abierta a todos, así que puedes difundir la información con tus amigos o quien pienses que lo necesite en este momento. Lo que también sería muy bueno es que tú pudieses contribuir haciendo preguntas en los aplicativos que quieras asistir. De esta forma podré responderlas y ayudar a otras personas que tengan las mismas dudas.
Dejo aquí las direcciones de ambas aplicaciones, aprovecha para seguirnos en esos medios también.
Instagram – rashuah.argentina
Facebook – Instituto de Meditación y Autoconocimiento Ráshuah

El abismo entre nosotros

09 Abr 20
Rashuah
, ,
No Comments

Qué está sucediendo con las personas?
Hemos hecho y escuchado esa pregunta.
Nunca fuimos tantos habitantes en este planeta y tan distantes unos de otros.

El abismo social entre nosotros es un fenómeno mundial y parece ser el reflejo de las distintas situaciones económicas y la falta de voluntad para resolverlo.

Tal vez, sus causas remonten a la raiz de visión que tenemos unos de otros. Nos vemos como personas separadas, no solo físicamente por el espacio, sino totalmente distantes mental, emocional y espiritualmente.

Las prestadoras de servicio no respetan al consumidor.
Los gobiernos, a sus ciudadanos. 

Los cuidadanos no se respetan unos a otros.
La justicia no respeta las leyes y la constitución.
Las religiones no se respetan unas a otras.
Los miembros de las familias no se respetan entre sí y por ahí seguimos sin respetar o sentirnos respetados.
Ya nadie se compromete con ninguna regla mínima de respeto y convivencia.
Cómo puede haber relaciones de esta manera?
Y así, las relaciones se siguen deshaciendo, rompiéndose y frustrándose.
Triste y desolador panorama, sin duda.
Tendrá solución?
Sí! Siempre hay soluciones cuando algo nos desafía a cambiar. Y si eso no es un inmenso desafío, a los cambios, no sabría ver otro más grande.
Estamos transformándonos en una población frustrada, triste, sin esperanzas, bélica, rabiosa y todos los adjetivos negativos que hay en el diccionario.
Dónde fue que nos perdimos?
Creo que la pregunta correcta sería: Cuándo fué que nos encontramos?
Y la respuesta sería: Nunca.
Exactamente por no habernos encontrado todavía como individuos, como personas que se conocen a sí mismas, que se aman a sí mismas, personas que se respetan de verdad, no podríamos conocer y respetar a nadie más.
Y lo que antes eran personajes sociales interpretando roles de personas ¨educadas¨ también se deshicieron ante las frustraciones.
Entonces, por peor que parezca este triste panorama social nos trae un desafío inevitable: Conocerse y respetarse a sí mismo! Solo así su mundo externo reflejará el bien y la verdad.
En cuanto evitemos esa visión interior, nuestro mundo externo continuará reflejando nuestros conflictos internos.
Y que prefiere usted?
Conocerse, aceptarse, respetarse y amarse a sí mismo para ser reconocido, aceptado, amado y respetado o prefiere huir de ese desafío y continuar fingiendo un falso personaje y presenciar, con dolor, el fin de nuestra era?
Pues puede ser nuestro futuro. El fin de la era humana en la tierra. El fin del animal que no sabe convivir con su propia especie.
No sea sólo un gran potencial de amor y entendimiento.
Manifiestelos!

Vera Calvet
Conozca nuestros cursos y terapias de autoconocimiento y meditación.

¿Cómo estás lidiando con la energía del fuego?

07 Abr 20
Rashuah
, , , , , , , , , , ,
No Comments

La energía del fuego es una energía de acción, expansión luz y calor. Pero también se manifiesta como rabia, enojo y frustración. Es una energía de calor y puede transmutar o quemar.