Author Archives: %s

Cómo el Método Ráshuah te ayuda elegir la técnica de meditación adecuada

24 Ene 20
Rashuah
, , , , , , , , ,
No Comments

La Meditación es un terreno muy vasto que tiene como principio la conexión con el “Yo” más sabio y equilibrado. En un mundo donde estamos todos conectados superficialmente los unos con los otros, a través de la pantalla de nuestros smartphones o de otros dispositivos electrónicos, esa conexión interna es fundamental: escuchar ese “Yo” interno es lo que genera el equilibrio en nuestro cuerpo, en nuestro cerebro y en nuestra salud. Pero la técnica de meditación que se elija va a depender del objetivo que quiera alcanzar cada uno.

Una vez me regalaron un libro donde un maestro enseñaba 180 formas distintas de meditar. Yo creo que hoy en día ese número debe ser mil veces más grande. Todos los días nace una nueva forma, una aplicación o un profesor enseñando una nueva manera de establecer contacto con nuestro interior. Con tantas ofertas, en un menú tan vasto como diverso resulta difícil elegir. Y hasta casi imposible. Las técnicas de meditación pueden seguir aumentando y renovándose, pero saber cómo utilizarlas es la clave fundamental.

Meditar, ¿está de moda?

Hoy todo el mundo conoce o utiliza la meditación como herramienta. Está presente en las series de TV, en las películas, documentales, música, workshops y presentaciones de todo el mundo, en los consultorios médicos, en las escuelas, en Facebook, Instagram, y en muchos lugares más. Sí, ¡la meditación está de moda! Y eso es muy bueno y saludable. Debemos, de hecho, considerar esa toma de consciencia.

Como decíamos antes, la meditación permite la conexión con nuestro ¨Yo¨ interno. En la práctica, ese encuentro se da de forma solemne y sagrada. En ese espacio donde los hemisferios cerebrales están conectados e integrados, se establece el equilibrio entre lo que llamamos externo e interno.

Cuando se rompe esa armonía, el cuerpo se desestabiliza y “nos habla”. Pero si persistimos con esa desconexión, ¡él termina por GRITAR! Nos enfermamos, nos sentimos solos, tratados injustamente, en actitud de defensa ante un supuesto ataque. Y esa sensación nos provoca estrés.

Todo el mundo sabe que el estrés, más allá de movernos de nuestro punto de equilibrio, es la puerta de entrada de las enfermedades. Por eso, en un mundo lleno de información y desinformación saber elegir qué es lo que se “va a poner dentro” pasa a ser una pieza imprescindible para una vida saludable y productiva.

Una vez sincronizados, un hemisferio puede percibir al otro obteniendo informaciones que están allí acerca de los malestares del cuerpo, de la baja energía física, de la percepción y subsecuente entendimiento de las emociones, pudiendo observar la cualidad de los pensamientos, buscando respuestas para las dudas que nos estén atormentando, etc. Sí, la meditación es capaz de todo eso y mucho más.

Ahora bien, ¿todas las meditaciones promueven eso? No.

Podemos hacer una comparación sencilla con los ejercicios físicos. Todo el mundo sabe lo bueno que es ejercitarse. Pero, ¿las actividades físicas son buenas para todos? Podemos decir que sí, inclusive en el caso de que la persona no pueda hacer la actividad sola y necesite un kinesiólogo para mover determinados músculos, la práctica de la actividad es benéfica para todo el mundo. Aún así, esto no quiere decir que todos deban hacer la misma actividad.

En otras palabras: del objetivo específico que tenga la persona en cuanto a lo que quiera lograr (o alcanzar) dependerá la actividad que la persona tenga que practicar. Hay personas que buscan adelgazar, otras desarrollar los músculos, otras impedir que sus músculos se atrofien, otras quieren obtener mejor predisposición y salud, otras están buscando mejor rendimiento para sus actividades deportivas, etc.

Si hay tantas variables en los objetivos para elegir una actividad física, no puede ser posible que una misma actividad sirva para toda la gente. Si por un lado todas las personas pueden, más o menos, beneficiarse de la misma actividad, la gran mayoría no alcanzará la meta propuesta.

La diferencia, entonces, no está en la actividad en sí misma pero sí en el objetivo que se obtiene de dicha práctica. Y eso, entonces, determina la forma y la técnica. Lo mismo sucede con la meditación. Existen muchas técnicas de meditación y distintos objetivos. Su elección dependerá de lo que cada uno busque con su práctica.

Existen meditaciones para trabajar el foco de atención, para equilibrar los hemisferios cerebrales, para armonizar el cuerpo, para bajar el estrés, para regularizar la respiración, aquietar la menteaumentar la energía y muchas otras formas.

Hay muchas técnicas de meditación con mantras que resultan útiles para intencionar. Al meditar con el mantra, poniendo en el corazón una intención específica, vibramos en esa frecuencia y podemos tener la oportunidad de abrirnos a perspectivas distintas. Puede fluir la energía donde no estaba fluyendo.

Por ejemplo, si uno tiene dificultad en concentrarse o fijarse en un solo foco de atención, las técnicas con un mantra corto suelen ser buenísimas, pues disminuyen las frecuencias cerebrales, calmando la mente. Al final de la meditación se sentirá más claridad, paz y foco.

Por otro lado, si uno está enfermo o con baja energía, las técnicas de meditación utilizadas para alinear los chakras podrán ayudar a aumentar la energía y promover la sanación desde el cuerpo energético hasta el cuerpo físico.

Si uno está cansado y con estrés, las técnicas de meditación y relajación promueven un descanso físico profundo que a la vez bajan también las frecuencias cerebrales permitiendo que mente y cuerpo suelten tensión.

Por último, las técnicas de meditación cuyo enfoque es la respiración trabajan el equilibrio de los hemisferios cerebrales y también el foco de atención y la conexión con uno mismo.

Método Ráshuah

Con más de veinte años de práctica en la enseñanza de técnicas de Meditación, el diferencial del método Ráshuah, desarrollado por Vera Calvet, es enseñar las distintas prácticas de meditación para direccionar al meditador con el objetivo de que él logre la conexión con todos sus “yos”, que existen dentro de él: el físico, el energético, el emocional, el mental y el intuitivo.

Nuestra mente sólo puede poner el foco de atención en una cosa a la vez. La propuesta de la Meditación es llevar el foco externo hacia el interno permitiendo el encuentro de los “yos”. Y nuestra tarea, como Instituto de Meditación, es direccionar y aunar esos “yos” de una forma que puedan comunicarse entre ellos, que puedan integrarse y que puedan complementarse con el objetivo de permitir al yo externo (al ser que actúa y promueve los cambios) un mayor bienestar, una mejor capacidad de toma de decisiones, más asertivas y productivas, una comunicación más efectiva, no sólo con uno mismo, sino también con el universo que lo rodea.

Entender las diversas técnicas, explicar el objetivo de cada una y enseñar a las personas a tener autonomía de elegir cuándo y cuáles técnicas quieren utilizar dependiendo de su momento y objetivo, es nuestro trabajo diario, sea en cursos, talleres, masajes y otros servicios ofrecidos por el Instituto Ráshuah. La toma de consciencia es la gran clave para el cambio interno. Y como todos saben, cuando se cambia lo interno, lo externo cambia.

Aquí en Argentina estamos ya hace casi cinco años. Ya enseñamos a muchos alumnos en nuestras prácticas de Meditación Ráshuah. Además, ofrecemos clases experimentales gratis para aquellos que quieran conocer lo que tenemos a ofrecer.

Para más información, comunicate a: contacto@rashuah.com.ar o al 1567037492) y agendamos una charla.

https://www.relajemos.com/metodo-rashuah-elegir-tecnica-de-meditacion/

Sentimiento de Culpa – Como vencerlo y aprender con los errores

19 Ene 20
Rashuah
No Comments

El sentimiento de culpa es el sufrimiento obtenido después de revisar un comportamiento propio pasado al que reprobamos.

Es un sentimiento que genera dolor y frustración, causado por la distancia entre lo que juzgamos que deberíamos haber hecho y lo que hicimos, de hecho, en la ocasión.

La culpa es la percepción en el ahora de algo ocurrido en el pasado.

Y en ese sentido, la culpa sólo ocurre con las personas que están en proceso de aprendizaje y principalmente sólo ocurre en mente y en el corazón de quien tiene conciencia!

El sentimiento de culpa está ligado al de arrepentimiento.
Y nuestro dolor está ligado al criticismo, al pensamiento crítico e implacable sobre nosotros mismos. Ciertas personas, pueden fácilmente entender y perdonar a otros, pero son implacables e no se perdonan a ellos mismos! Y eso puede ser extremadamente peligroso, pues lleva a la auto-punición.
Sentirse culpado y masacrarse a ese punto, hará que la persona, además de torturarse indefinidamente, boicotee su propia vida y las oportunidades de felicidad, sin que lo perciba, pues existe un pensamiento inconsciente en la mente culpada que dice: Personas culpadas merecen castigo!

Pero el sentimiento de culpa es también una autocrítica que puede ser positiva, en el caso que consigamos salir del ciclo de castigo y continuar el ciclo de entendimiento y aprendizaje.

“Es haciendo y a veces errando que se aprende a hacer aquello que se debe aprender a hacer. (Aristóteles)”

“Si tú quieres los aciertos, debes estar preparado para los yerros. (Carl Yastrzemski)”

Como se dice: Errar es humano!
Hace parte de nuestro aprendizaje y crecimiento, errar. Y para aprender, necesitamos constatar el error, antes de cambiar!
La constatación del error es el momento en que reconocemos nuestra responsabilidad. Pero también, de nuestro reconocimiento a la posibilidad de cambiar!
Sólo constatamos un error cuando estamos aptos para crecer!

Nadie erra a propósito!
Nadie se despierta un lindo día y dice: “Hoy voy hacer todo errado, destruir mis relaciones, terminar con mi vida y mi felicidad!”

Erramos sin la intención de errar! Erramos por pensar que hacíamos lo que debíamos hacer, hicimos nuestro mejor en ese momento! Y si eso se mostró insuficiente ahora es porque tenemos consciencia, estamos evolucionando y aprendemos a través de nuestros errores pasados. No existe otra forma para aprender, a no ser errando!

Torturarnos hoy, al punto de invalidar nuestra felicidad por juzgarnos tan severamente lo del pasado, puede ser extremadamente injusto, una vez que no teníamos el conocimiento que disponemos hoy!
No podemos pensar hoy que podríamos haber hecho diferente en el pasado! En aquella época, no teníamos el conocimiento y la conciencia actuales! Hoy sí, podemos hacer diferente! No ayer!

Algunas veces podemos, todavía, ser más injustos con nosotros, cuando nos sentimos culpados por algo que no es únicamente de nuestra responsabilidad.
Esto ocurre cuando tenemos algún ideal de perfección inalcanzable en nuestra mente, cuando le damos demasiada importancia a la opinión ajena o cuando nos imponemos responsabilidades por demás y se la retiramos a los otros. Por ejemplo, en una relación que fracasó. En cualquier relación existe un mínimo de dos personas involucradas y responsables por ella! Una de las personas puede cometer un acto del cual se arrepienta, pero investigando su corazón, puede ser que perciba que el acto fue una respuesta al otro o una respuesta a su propia frustración. Sea como fuera, falto algo para saber manejar la relación o para saber manejar sus propios sentimientos.

El autoconocimiento se da a través de la observación de nuestros errores y aciertos, de nuestros sentimientos reales! Poco a poco vamos abriendo la pesada cortina de nuestro inconsciente y haciéndonos conscientes de nuestra verdad. Y cuanto más actuamos dentro de la verdad, menores serán las chances de arrepentimiento!

Por lo tanto, debemos asumir la parte de responsabilidad en nuestros errores, pues es así que adquirimos más y más conciencia! Y es así que aprendemos y crecemos!
Por ende, caer en el sentimiento de culpa y castigo puede ser un acto por demás injusto!

Necesitamos evaluar las posibilidades que teníamos en el momento, si podríamos haber hecho de forma diferente, contando apenas con las informaciones y conocimientos que teníamos en el mismo momento.
Necesitamos evaluar si fue apenas nuestra responsabilidad, o si no hubo participación también de otro en el evento.
Necesitamos evaluar si nos estamos imponiendo una supuesta perfección, que no existe, ya que nadie es perfecto y jamás lo será.
En fin, la constatación del error tiene que progresar para el aprendizaje, responsabilidad y también para el entendimiento y perdón de sí mismo!

Perdónate! Nadie nace sabiendo! Aprende con los errores y recuerda que sólo se siente culpable quien es bueno y tiene consciencia! Los malos e inconscientes jamás se siente culpados! Jamás aprenden con sus errores y jamás podrán crecer o ser felices de verdad!

Sólo con el autoconocimiento es que podemos liberarnos verdaderamente!
Busca percibir tu luz, conciencia y amor!
Sé humilde al percibir que eres una persona falible, tanto como cualquier otra. Pero que está creciendo, evolucionando y tiene en sí, el amor suficiente, para no sólo perdonar los errores ajenos, sino para perdonar los propios!

Constatar un error es positivo! Persistir en él, no!

Vamos a sustituir la palabra “culpa” por las palabras ” responsabilidad y aprendizaje”?

De esta forma podemos crecer e ir al frente!
Caso contrario nos colocaremos en la posición de victimas de nosotros mismos, haciendo de nuestra culpa el verdugo que nos va a alcanzar y destruir a todos a nuestro alrededor.

Vera Calvet

NUESTRO NIÑO Y LA CORTINA DEL PASADO

18 Ene 20
Rashuah
, , , , , , , , , ,
No Comments

Otto Lara Resende, periodista y escritor, dijo cierta vez en una de sus columnas: “ Un niño ve lo que el adulto no ve. Tiene ojos atentos y limpios para ver el espectáculo del mundo. El poeta es capaz de ver en la primera vez lo que, de hecho, nadie ve. Y existe el padre que nunca vio a su propio hijo, el marido que nunca vio a su propia mujer. Eso existe por demás. Nuestros ojos se gastan en el día a día, opacos. Es por ahí que se instala en el corazón el monstruo de la indiferencia”.

Eso es tan cierto, creo que no abrir los ojos de nuestro niño interior es estar condenados por el resto nuestra madurez.

Tal vez no se pueda acusar propiamente a la madurez por la pérdida del niño y del poeta, pero la mirada siempre volcada al pasado, sí esa puede ser la gran responsable. Pues el pasado puede infiltrarse en el presente, trayendo una cortina de viejos hábitos de percepción que roban la luz del sol e impiden a la renovación, entrar.

Al mismo tiempo que nuestras experiencias del pasado nos traen conocimiento, pueden también darnos la impresión de que nada cambia. De que, por ejemplo, una vez visto un paisaje, será siempre el mismo a partir de ahí. O que las personas que conocemos también serán siempre las mismas y con eso pensamos tener que conocer otros paisajes y otras personas todo el tiempo, tratando de mantener nuestra mirada curiosa e interesada. La vida comienza a parecer una corrida contra el aburrimiento.

Pero lo mismo está siempre en nuestro ojos volcados al pasado, pues cada minuto del presente es tan nuevo, tan mágico y bello. Tantos descubrimientos, cambios y detalles nunca percibidos en nosotros, en las personas y en el mundo están ahora en frente nuestro, en el presente.

Cómo podemos ver esa explosión de vida y novedades cuando todo lo que percibimos es la cortina del pasado? Atrás de la cortina todo es viejo, repetitivo, siempre el mismo aburrido día. Nada cambia y nuestro espacio se hace cada vez más chico, sofocante y oscuro. Cuál es la motivación posible para iniciar un nuevo día, si todos parecen iguales? En la tentativa de dar algún movimiento, tratamos de provocar nuevos y emocionantes eventos, como también negativos, para sentirnos vivos. Pero, la cortina hace que los nuevos eventos pasen a ser rápidamente, tediosos y viejos.

Sí! Nada consigue sacudir y ahuyentar al monstruo de la indiferencia, mientras no se recupere la mirada curiosa del niño y la observación sensible de nuestro poeta interior, en el momento presente.

Vivir nuestro niño interior es despertar a la excepcionalidad de cada momento y ser feliz.

Vera Calvet

¿Duermes, pero despiertas aún cansado?

10 Ene 20
Rashuah
, , , , , , , , ,
No Comments

“Hace poco escribí sobre el insomnio, como tardamos, a veces, en dormirnos por causa de alguna agitación de la mente. Hoy voy a hablar de otro problema que también tiene que ver con el sueño, que es cuando se duerme rápidamente, pero se despierta cansada.

Es necesario aclarar que el número de horas de sueño conveniente varía de persona a persona, pero si tú estás durmiendo el número de horas adecuado para ti y así mismo te despiertas con una sensación de cansancio, te voy a explicar lo que puede estar sucediendo.

Despertamos renovados y vigorizados

Durante el sueño nuestro cerebro pasea por tres frecuencias cerebrales: alfa, theta y delta, que son las mismas frecuencias del estado de meditación, pero la diferencia es que estamos conscientes durante el proceso de la meditación e inconscientes durante el sueño.

Cuando estamos en las frecuencias theta y delta, que son las frecuencias más bajas, nuestro cuerpo se recupera. Ese estado es llamado del “sueño reparador” o “sueño profundo”. En la frecuencia alfa, que es la más alta, más próxima al estado en que estamos despiertos (frecuencia beta), nuestro cerebro trabaja organizando el material mental y emocional. Ese es el periodo en que estamos soñando. (observación: todos nosotros soñamos todas las noches, pero no siempre nos acordamos que soñamos). Y muchas veces a lo largo de la noche, vamos alternando esos estados, alfa, theta y delta en ciclos (los ciclos del sueño).

Entonces, si tú te despiertas cansado significa que estuviste poco en theta y delta y mucho más en alfa. O sea, tu cerebro pasó más tiempo organizando el material emocional de lo que debería, no liberando tiempo suficiente para que tú bajaras a theta y delta. Tú cerebro anduvo demasiado ocupado y eso sucede en momentos cuando nuestro emocional está exigiendo mayor atención y trabajo.

La solución en ese caso es realizar un trabajo para mejorar el estado emocional a través de alguna terapia de autoconocimiento, pues cuando trabajamos el emocional, liberamos nuestro cerebro de ejercer tareas excesivas durante el estado del sueño. De esa forma, permitimos que nuestra frecuencia cerebral baje hasta theta y delta mucho más veces a lo largo de la noche, y así, despertamos revigorados para un nuevo día.” – Priscila Meletti – Instituto Ráshuah do Brasil

INSOMNIO

09 Ene 20
Rashuah
No Comments

“En la mayoría de los casos el insomnio se debe a una gran actividad mental mientras uno se acuesta a dormir. Vale decir que esa gran actividad mental, muy probablemente, ya estaba ocurriendo mucho antes que la persona fuera a dormir, pero, al acostarse, ella observa lo que no había percibido a lo largo del día; su mente no para y parece no estar bajo su comando, no permitiendo así que el cuerpo descanse.

La mente deambula por situaciones y cuestiones que no pueden o no deben ser resueltas en el momento del descanso y es necesario parar el movimiento incesante de la mente para dormir.

Cómo hacer eso? 
Contando ovejas!

Es una broma.

En verdad, el principio por detrás de las ovejas está correcto, que es el cambio de foco. Al direccionar el foco para contar las ovejas, sacamos nuestra atención de otras cuestiones, pues nuestro cerebro solo es capaz de enfocarse en una cosa a la vez.  
Por ende, contar ovejas no suele funcionar…por qué?

Porque es aburrido. Perdón ovejas! (risas)

La mente necesita de un foco que sea interesante para fijarse. Para la mente, mucho más interesante que contar ovejas es intentar resolver el problema que solo podrá ser resuelto mañana, por ejemplo. Solo que mañana no llegó todavía y aún no hay como resolver el problema, pero la mente intenta hacerlo, intenta prever y  terminamos por no dormir.
La solución es encontrar un estímulo que sea muy interesante para detener nuestro foco, pero que traiga relajación y no tensión. 
Sugiero, como estímulo una buena técnica de meditación narrada para relajación física, pues sin un guia, el principiante no sabrá la dirección que deberá dar a su mente. 
En el Instituto Ráshuah recomendamos a los alumnos que tienen dificultad para dormir que utilicen la primera técnica del curso de Meditación, la técnica del Cuerpo Físico, cuando se vayan a dormir. Esta es una de las utilizaciones de esa meditación y los resultados son fantásticos.”

Priscila Meletti – Psicoterapeuta e Instructora Ráshuah – IRB

Para más información sobre nuestros servicios, manda un mensaje al whatsapp 1567037492.


¿Ya hiciste tu limpieza Mental hoy?

20 Dic 19
Rashuah
, , , , , ,
No Comments

Todos los días, te levantas y realizas tu rutina de limpieza personal. Te cepillas los dientes, te lavas la cara, las manos, te bañas, te peinas el cabello, te vistes, te cuidas. También te ocupas de tus cosas, barres la casa, quitas la suciedad, lavas los baños, limpias los vidrios, la ropa y tiras a la basura lo que ya no estés utilizando.
Lo que no sirve, lo que es residuo, lo metes en una bolsa y los sacas de tu casa.

Esto también sueles hacerlo con las cosas de tu trabajo. Papeles… fuera, organizas la computadora y el resto de tus cosas. Estás constantemente ordenando, limpiando y tirando, así lo nuevo puede venir, y todo es más hermoso, visible, agradable, ordenado y fácil de ver.

Hacemos estas limpiezas diarias con nuestro cuerpo, nuestra casa y nuestras cosas, pero ¿Con qué asiduidad lo hacemos con la basura que habita en nuestra mente?

No tenemos ni idea de cómo los pensamientos recurrentes sobre cosas que no nos gustan, cosas que desaprobamos de nosotros, miedo que sentimos, limitaciones, los sentimientos de culpa, el dolor, la frustración, la tristeza, la ira, la incomprensión, la angustia, la ansiedad, la venganza, la envidia, los celos, la necesidad de protección, de ser reconocido, comprendido, etc. nos afectan constantemente y se acumulan como basura dentro de nuestra cabeza sin darnos cuenta.

Finalmente, estos pensamientos terminan siendo como viejos amigos nuestros, antiguos vecinos que vemos y oímos todos los días. Y debido a que los vemos y escuchamos siempre, empezamos a pensar que esto es normal. Es normal tener basura mental, es normal sufrir, es normal tener dolor, es normal no ser feliz y todo lo que está en mi cabeza más allá de lo normal y también de mi realidad y mi historia “es lo que hay”. Y así, dejamos que estos residuos se vayan acumulando, como se acumula el polvo en los vidrios, la grasa en la cocina, y la basura en el cesto. Si no se limpian, es imposible vivir, ¡pero vivimos y convivimos con nuestra basura mental diciendo que es normal!

¿En serio?

¿Cómo puedo creer en algo que ni siquiera sé si es mío o si se trata de información que he recibido de alguien? ¿Cómo puedo creer que esto es lo que realmente existe, si veo que hay gente que consigue las cosas, que es feliz y afortunada? ¿Por qué estas personas no tienen un mundo igual al mio que es gris, feo y sin gracia?

El pensamiento tiene una fuerza vibratoria tal que es capaz de modificar nuestro ADN, y tanto es así, que esa suciedad de la que hablábamos, y aquel miedo, terminan por materializarse. Ya sea en forma de evento, ya sea en forma de una enfermedad.

Y todo esto no es un castigo, sino una forma de entender que hay una ley de causa y efecto. Si no limpias tu casa, atraes cucarachas y hormigas. Si no limpias tus dientes, tendrás caries, si no lavas tu ropa, vas a tener polillas o ácaros. Si no se limpias tu computadora, tendrás virus o se terminará trabando. La suciedad olvidada o descuidada se acumula y termina por atraer plagas, virus, enfermedades. Asimismo, la suciedad acumulada en nuestros pensamientos, son frecuencias vibratorias que interfieren en todo nuestro campo magnético.

Vibraciones densas que atraen estrés, enfermedades, generan confusión y situaciones incómodas,  miedo, ansiedad, y tristeza, son síntomas comunes. Somos como imanes. Atraemos las cosas por afinidades vibratorias.

Es el momento de conocerse y empezar a decir no a la basura mental, llego la hora de hacer limpiezas diarias, comprender la naturaleza de nuestros pensamientos y cómo podemos ser capaces de cambiarlos.

El autoconocimiento es la respuesta. La meditación es la respuesta, el cambio de vibración es la respuesta.

Sólo conociéndote a vos mismo podés cambiar la naturaleza de tus pensamientos y por lo tanto la vibración de tu campo magnético. Y así, con una mejor comprensión de la ley de causa y efecto, vas a poder modificar o aprender a lidiar con las consecuencias de nuestras elecciones.

Meditar es elegir más salud, más alegría, y más cosas buenas en nuestra vida!

Con cariño

Heloisa.

Conciencia: el link entre causa y efecto

15 Dic 19
Rashuah
No Comments

Durante nuestra niñez somos bombardeados por muchas informaciones que más tarde, en nuestra vida de adultos, van a transformarse en creencias, obstáculos que nos impiden de seguir adelante.

Aquel obstáculo, aquella dificultad están allí para enseñar algo, no se trata de un castigo, no se trata de un karma, es una oportunidad de crecimiento.

Pero como no entendemos de esa manera, buscamos ayuda para eliminar ese obstáculo, enmascarar ese dolor, curar esa oportunidad, sin entender que la única forma de eliminar todo eso es tomando conciencia de nuestra participación, de nuestra responsabilidad en aquel evento, malestar, etc. Nada que no fue entendido por nosotros en nuestro pensar y sentir podrá ser quitado o transmutado. Solo disfrazado y olvidado hasta que podamos atraer un nuevo suceso y una nueva oportunidad para transmutar, desapegar y generar conciencia. La casualidad no existe. Solo existe causa y efecto. Y conciencia, además de ser libertadora, es justamente poder entender la conexión entre ambas.

Fuera! pasado

13 Dic 19
Rashuah
, , , , , , , , , , , ,
No Comments

Fuera! pasado

Usted ya notó como algunas experiencias del pasado, sean positivas o negativas, parecen estar tan presentes en nuestra vida al punto de invalidar u oscurecer los momentos presentes?

Una experiencia que fracasó en el pasado, puede causarnos tanto miedo de que vuelva a repetirse, al punto de paralizar nuestra acción o hacernos huir de otras nuevas experiencias en el presente.

Así como también una experiencia que fue maravillosa, puede hacer que la comparemos con todo lo que aparezca en frente nuestro, opacando también el brillo de las nuevas posibilidades y conquistas en el presente.

Memorias! Como son de traicioneras! Hay un dicho popular que dice: “Quien cuenta un cuento, agrega algo suyo.”

Pura verdad. Y los mecanismos de nuestra memoria son exactamente así. Cada vez que traemos una experiencia del pasado a la mente, agregamos o sacamos algunas cosas, conforme esté nuestro humor en ese momento. Algunas veces lo que sucedió anteriormente fue muy grave, pero en otros, no tanto. Observe y constatará cuantas trampas terribles la memoria nos puede crear.

El pasado, como el futuro, no existen ahora. No están sucediendo ahora, no en este momento.

El pasado está hecho de memorias, y las memorias son solo pensamientos, no están sucediendo en el momento presente. El futuro está hecho de anhelos y sueños, pero los sueños también son pensamientos, no están sucediendo en el momento presente.

El pasado y el futuro no existen concretamente, pues son solo pensamientos, ahora.

Por lo tanto, luchamos y estamos siempre dando vueltas con pensamientos y no con situaciones reales.

En verdad, solo existimos, de hecho, en el presente, que es el único lugar mental y físico donde las acciones se concretan, donde los sentimientos nos tocan, donde la belleza real está a nuestra disposición. El presente, definitivamente, es el único lugar donde tenemos poder, vivimos y existimos de facto.

La memoria puede engañarnos y perjudicarnos demasiado, en el caso que invalide o impida la percepción de una experiencia actual, tanto que podemos, inclusive, estar escondiéndonos en una experiencia del pasado, por miedo de vivir en el presente. Miedo de no conseguir controlarlo. Porque el pasado, bueno o malo, puede parecernos de alguna forma controlable, está ahí, es algo ya conocido y por lo tanto, más seguro que ese “tal” presente, que puede sorprendernos y hacernos perder el control.

Sucede que si ese pasado no existiera, en verdad, tampoco existiría el supuesto control y seguridad que pensamos tener, no es así?

Trampas, trampas!

Pero por qué no conseguimos liberarnos tan fácilmente de los sentimientos del pasado?

Tal vez la respuesta para eso es que la insistencia que tiene el sentimiento del pasado en volver, sea por causa de nuestro propio sistema de auto-sanación. Lo que sucede es que el pensamiento que generó el sentimiento del pasado no fue todavía comprendido correctamente, y vuelve para ser sanado y mejor comprendido. El sentimiento no vuelve solo para ser revivido, sentido o para traer sufrimiento o melancolías. Vuelve para ser entendido y transformado definitivamente.

El pasado vuelve para liberarnos, no para atormentarnos.

Siempre podemos sacar una buena enseñanza de las situaciones, por más negativas que puedan ser. Y siempre podemos tener experiencias placenteras ahora, por más que las del pasado hayan sido especiales.

En ese sentido es que los vínculos con lo pasado necesitan ser deshechos, necesitamos estar libres para observar y aprender del presente.

Vivir el presente significa estar totalmente conscientes de que cada acción tendrá consecuencias en el futuro y que cada situación actual tuvo nuestra participación anterior. Y que todo lo que podemos vivir en el presente puede ser maravilloso e intenso, si nos mantenemos aquí y ahora. Atentos y agradecidos en nuestra vida presente.

Pues es eso lo que es la vida: Un maravilloso presente que recibimos todos los momentos.

Qué tal vivir “presenteado” todo el tiempo? ¡Me encanta!

¿Sentimos lo que pensamos?

10 Dic 19
Rashuah
, , , , , , , , , , , , , , , , , ,
No Comments

Existe una diferencia entre emoción y sentimiento.

Sentimiento es aquello que percibimos, antes de cualquier pensamiento. Y emoción, es aquello que pensamos que sentimos inmediatamente después.

Para definirlo mejor; podemos sentir frio, calor, el sabor de las cosas, dolor físico, etc. o sea, todo lo que estamos viviendo en el momento y puede ser interpretado por nuestros sentidos. A eso lo llamamos sensaciones. Pero existen también los sentimientos que son paz, amor, tranquilidad, respeto, estar y ser que existen dentro de nosotros y que pueden manifestarse cuando tenemos armonía y sincronía entre nuestro pensar y sentir.

Las emociones son derivadas del pensamiento, por ejemplo, puedo pensar y sentir tristeza o alegría porque algo se acabó. Y en verdad, lo que estoy haciendo, es “traer” un recuerdo del pasado y compararlo con mi presente, y dependiendo de cómo interpreto la situación actual (la interpretación es un proceso del pensamiento) voy a evaluarla como buena o mala. O puedo simplemente “traer a la memoria” (pensar) un acontecimiento a mi presente, y despertar en mi una emoción.

Porque en definitiva,  la emoción es derivada del pensamiento, del pensamiento sobre algo en particular. De ahí las diversas emociones; pasión, euforia, alegría, tristeza, angustia, depresión, etc. todas son emociones cargadas de información, que dependiendo de cómo las interpretemos se manifiestan como buenas o malas, y nos alteran más, o menos.

Muchas veces ocurre que sentimos, es decir, asumimos que estamos manifestando amor, por ejemplo, cuando en realidad estamos recuperando cierta información sobre lo que es ese sentimiento y por consiguiente, entendemos que estamos expresando una emoción.

Además de ser una sensación que tenemos antes de pensar, el sentimiento es también una vibración de frecuencia, donde nuestros hemisferios cerebrales están en sincronía. O sea, está todo afinado, existe armonía y nos sentimos bien.

La emoción hace que nuestros hemisferios cerebrales vibren en diferentes frecuencias, causando incomodidad, conflicto y desarmonía, consecuentemente; sufrimiento y  dolor. Nuestro inconsciente y nuestro consciente no se entienden.

La primera consecuencia de la desarmonía de los hemisferios cerebrales es el estrés, que camuflado, pasa desapercibido. Pero si continuamos persistiendo con este tipo de pensamientos que nos traen emociones alteradas, vamos de a poco desequilibrando nuestro organismo y acabamos afectando nuestro sistema inmunológico y con eso, enfermando.

Para poder equilibrar la frecuencia de nuestros hemisferios cerebrales, precisamos conocernos. Precisamos saber qué informaciones están almacenadas en nuestro inconsciente.  La meditación y el autoconocimiento son la clave para encontrar esa armonía.

Heloisa Aragão

Nuestros pensamientos son como semillas.

08 Dic 19
Rashuah
, , , , , ,
No Comments

Nuestros pensamientos son como semillas. Para que una idea pueda germinar y crecer, necesita que la cuidemos y que le prestemos atención. Regando, observando y acompañando su crecimiento, ese pensamiento va a florecer y manifestarse.

Pero, muchas de las veces, dejamos nuestra plantación de costado y cuando volvemos otra vez nuestra atención lo que vemos crecer es maleza, yuyo.

Estamos cerrados desde el 4 de Febrero. Volveremos con nuestros talleres y cursos para la expansión de la conciencia el 17 de Febrero.

Si quieres agendar una visita o recibir más informaciones, puedes mandar un whatsapp al 1567037492 y te contestaremos a la brevedad.